Cayeron las mujeres de “Johan Funes”

“La Bárbara” y “La Diana”, amantes de “Johan Funes”, cabecilla de una banda de sanguinarios que tiene su centro de operaciones en la parte alta de Guamacho, en la población de San Casimiro, cayeron en manos de funcionarios de la División de Homicidios del estado Aragua.

mujer

El comisario Jesús Rivera, jefe de la Unidad de Investigaciones, manifestó que el arresto de las mujeres del líder negativo se realizó en cuatro zonas como Caracas, San Juan de los Morros, Guamacho y Güiripa.

La primera de ellas gozaba de una medida de casa por cárcel. Asimismo apresaron a “La China” y “Luzmarina”, señaladas como “las gariteras” del grupo delictivo.

Además, fungían como las responsables de entregar mensajes aterradores contra los comerciantes para el pago de las vacunas. El funcionario, aunque no ofreció mayores detalles, comentó que suman nueve los detenidos durante un trabajo que se viene efectuando con el apoyo de los Comandos Rurales y la Policía de Aragua.

Igualmente decomisaron evidencias de interés criminalístico y sus hombres se mantienen efectuando trabajos de investigación e inteligencia para dar con el paradero de “Johan Funes”.

Apuntó que unos 30 sujetos integran el bando delictivo. Por otro lado, indicó que el segundo cabecilla de la organización cayó en un enfrentamiento en la invasión Vista Hermosa en San Juan de los Morros.

Se trata de Yoon Eduardo Hernández Piñate (19) alias “El Yoon”, y junto a ese individuo resultaron heridos y posteriormente murieron en un centro asistencial Yorman Alejandro Yerano Piñate y Frander Rafael Pérez Zurita, de 18 años.

Lea también: Capturado ladrón de carro en centro comercial de Cagua

De acuerdo a las evidencias incautadas y el resultado de las primeras investigaciones, los delincuentes, junto con otros hampones, figuran como los responsables de la masacre de las 7 personas en Güiripa.

Vale indicar que en la acción policial, se logró neutralizar a la organización delictiva que viene incursionando en San Casimiro y municipios foráneos.

LUIS ANTONIO QUINTERO | elsiglo