Cosas que debes decir y hacer para tener el mejor sexo oral de tu vida

Ya que eres la parte pasiva del sexo oral, usa tu lengua para algo, no dejes al otro ahí marginado. La vida es demasiado corta como para practicar este acto a medias.

sexys-3

Una de las ventajas de ser la parte pasiva del sexo oral es que tienes la boca y las manos libres para decir y hacer lo que quieras. Así que aplícate el cuento. Puedes dar órdenes, expresar tu opinión, recitar la lista de la compra en alto… Pero usa tu lengua para algo, no dejes al otro ahí marginado. Conciencia social, ya sabes. La vida es demasiado corta como para practicar este tipo de acto sexual a medias.

A continuación, tienes nueve consejos confidenciales (guiño, guiño), recogidos por ‘Cosmopolitan’, que harán que aproveches mucho más y mejor cada lengüetazo de tu acompañante.

1. Da instrucciones precisas

Tu cita no es adivina. No sabe qué te gusta más. En el caso de los hombres, hay algunos a los que les encanta que vayas más despacio, que presiones, absorbas, bajes a los genitales… Y en el caso de las mujeres, lo mismo. Hay chicas a las que les encanta que solo le roces con la punta de la lengua, otras que prefieren algo tipo lametón de vaca, otras que te centres más en el clítoris, otras que lo hagas en la parte de la vagina… Vamos, que esto es un mundo, amigo.

Están en los juegos previos pero tú quieres algo más húmedo antes de pasar a la acción. Es tan sencillo como decirlo. El ‘no’ ya lo tienes, así que, prueba

sexys-orgamo-femenino

Por eso debes clavarte a fuego que tu pareja (o quien sea que tienes ahí desnudo) no puede leer tu pensamiento. Dile lo que quieres, si deseas que cambie el ritmo o el modo. A tu amigo le encantará. “A la izquierda, a la derecha… Los hombres no suelen preguntar qué quieren las mujeres, por eso es bueno que las mujeres den las indicaciones correctas”, dice una chica en el citado magacín.

2. Habla del tema con naturalidad

La información es poder, y en ese caso a ti te interesa que tu pareja tenga toda la información posible. Cógele en una cafetería y dile qué quieres que haga la próxima vez. “Me encanta cuando me hacen X, ¿te gustaría probarlo?” o “me gustaría mucho que te centraras en X” son buenas ideas para llevar a cabo. Si vez que el receptor pone cara rara, mejor sigue otro de los consejos de esta lista.

3. A todos les encanta ser mandados

Lo has pillado: tienes que decirle lo que quieres y cuándo lo quieres. Pero, hay un problema, tu miedo a que se lo tome a mal te paraliza. Aún recuerdas la bronca que te echó cuando le dijiste que fregase los platos aquella noche. No te preocupes: estas órdenes le encantarán, tanto a ellas como a ellos. En serio. Lo mejor del sexo oral es dar placer a tu pareja, y si le dices cómo lo quieres, lo tendrá más fácil y, por tanto, su propia excitación como emisor también aumentará al verte gozar.

4. Si quieres que baje al pilón, dilo

Están en los juegos previos pero tú quieres algo más húmedo antes de pasar a la acción. Pues es tan sencillo como decirlo. El ‘no’ ya lo tienes, así que todo es probar. Lo más probable es que si es hombre, lo haga, ya que a ellos les encanta recibir órdenes. Si es mujer, ehmmmmm, bueno, la cosa está más difícil. ¿El truco? Hacerlo tú antes, así ella no se pensará ni un segundo si devolverte el favor.

sexys

5. Pon las manos sobre la cabeza de tu pareja

Otro consejo de experto es guiar su cabeza hasta que baje donde tu quieres. Este truco también es bueno cuando ya estáis en faena. A ellas puedes cogerlas de la nuca o del pelo, para marcar así el ritmo. A ella le gustará, siempre que no te pases (si eres muy bruto y le introduces tu pene demasiado hondo puedes provocarle el vómito, y no es broma).

Si eres mujer y estás recibiendo sexo oral, puedes coger la cabeza de tu pareja en señal de aprobación. Es como si dijeras: “Sigue así, cariño, me encanta”. También puedes acariciar su pelo mientras tanto. Y, como ya sabes, no está de más acompañar estos movimientos con una frase de tu boca. Pero si las palabras no son lo tuyo, no fuerces tampoco.

6. La lengua, al detalle

No se trata de mover la lengua como si no hubiera mañana, o de forma aleatoria esperando acertar. Además, cada lengua es diferente. “Las hay anchas, planas y puntiagudas”. Por eso, cuando tu pareja comience a lo suyo, te gustará más o menos en función de cómo sea este órgano. “Esto es como sexo oral 2.0, hay que aprovechar todo lo que esté en nuestra mano para disfrutar del momento. Esto es serio, la lengua es un músculo muy loco”.

7. Muévete y colócate hasta que estés bien

Si te da apuro mandar a tu acompañante y este no se encuentra en el lugar indicado, muévete tú hasta colocarte en el lugar indicado o el ritmo idóneo. Para ellas: coloquen sus caderas y pelvis hasta que el pobre que tengan entre las piernas acierte. Cuando lo haga, pensará que ha sido cosa suya y estará muy orgullosos de ello. No le quiten la ilusión. Para ellos: pueden mover las piernas y caderas para indicarle, sin ser bruto, cómo queréis que sea el ritmo. Ella lo captará, o debería hacerlo vaya.

8. Si acierta… ¡di que siga exactamente así!

Si a tu acompañante le está dando por innovar pero tienes el presentimiento de que va a acertar, espera. Cuando esté haciendo exactamente lo que tú quieres y cómo tú quieres, házselo saber: “Así sí, cómo me gusta, no pares de hacer eso” podría ser una buena opción.

9. Di lo qué te gusta aunque no lo esté haciendo

Si estáis hablando de cosas calientes, aprovecha. ¡Esta es la tuya! Di algo como: “Me encanta cuando tu lengua acaricia mis partes”. Seguro que al próximo encuentro sexual tienes aquello que tanto anhelas.

Las mujeres dan más que reciben

Si eres hombre y estás leyendo esto, atento: tienes que mejorar. La mayoría de ustedes lo hacen muy poco. Y no lo decimos nosotros, sino un reciente estudio (‘Was it good for you too? An analysis of gender differences in oral sex practices and pleasure ratings among heterosexual Canadian university students’). Tras entrevistas a 899 estudiantes canadienses (57% mujeres y 43% hombres), se llegó a poderosas conclusiones. Aquí, las más llamativas:

Todos practican sexo oral: cantidad no es lo mismo que calidad, pero respecto a lo primero, el tema pinta bien. Hasta un 70% de los que habían mantenido relaciones sexuales recientemente señalaban que este había formado parte esta clase de relación sexual.

Ya no hace falta tener confianza: se pierde la concepción tradicional de este tipo de actos. Antes, lo normal era que solo se practicase con alguien de confianza. Ya no. Entre los encuestados, el sexo oral se daba entre parejas formales que vivían juntas, novios, rollos de una noche o amantes.

Las mujeres lo hacen más: ​ellas y ellos afirmaron en un 59% y un 52%, respectivamentem que habían sido los ejecutores; además, un 63% de hombres presumió haber recibido sexo oral, frente a un 44% de las mujeres.

Ellas bajan… sin recibir nada a cambio: un 26% de las mujeres que dan sexo oral no reciben nada a cambio, frente al 10% de hombres; es decir, más del doble.

Todos prefieren recibir a dar: era de esperar.

Las mujeres disfrutan menos dando: ellas gozan sensiblemente menos que los hombres, especialmente cuando se trata de una relación casual.

Así pues, ya sabes lo que tienes que hacer y cómo hacerlo. Si aún tienes dudas, echa un ojo a las mejores posturas para practicar sexo oral. Ya nos contarás qué tal te va y si te han servido los consejos. ¡Suerte!

Fuente: El Confidencial