Hallaron en la morgue de Maracay a 4 ciudadanos desaparecidos en Caracas

Por intermedio de las evidencias encontradas en la escena del crimen, les permitió-  a través de los interrogatorios preliminares- a los parientes de las cuatro víctimas identificar a sus seres queridos, cuyos cadáveres fueron localizados amarrados el 3 de diciembre pasado en la parte interna del vertedero de Villa de Cura del municipio Ezequiel Zamora del estado Aragua.

morgue

Las personas muertas aparentemente por armas de fuego respondían a los nombres de Anderson Bernal Ríos, de 21 años de edad, quien residía en el sector Mopia en Santa Teresa del Tuy del estado Miranda; Jean Carlos Medina, de 34 años; Elided Suleika Acosta Pérez (37) y su hermana Lisbeth Liliana Romero Pérez, de 45 años de edad.

Los denunciantes, en medio de una crisis de nervios y llanto, indicaron a los reporteros que Bernal, padre de una niña de 3 años de edad, se dedicaba al oficio de la construcción; mientras que Medina era conductor; Acosta Pérez, administradora y madre de cuatro hijos y con domicilio en el Cementerio en Caracas; Romero Pérez, graduada de abogada en la UBA, madre de una niña.

Según el relato de esta historia violenta y macabra en todos los sentidos, las personas salieron en la madrugada del 16 de noviembre del 2016 de la urbanización La Rosa en Guatire, a bordo de una camioneta Terios, de color plateado, matrícula AA817EF, conducida por Jean Carlos Medina, novio de Elided Acosta.

Se trasladaban hacia el Hospital de Lídice en Caracas, donde llevarían a Anderson Bernal para que fuera atendido por los galenos de guardia sobre unas quemaduras sufridas en un accidente en moto.

Sin embargo, los informantes desconocen si ellos se acercaron a ese centro asistencial y después no supieron más del paradero, formulando una denuncia como desaparecidos en la oficina del Cicpc, en la avenida Urdaneta en Caracas.

Luego de la misteriosa desaparición, los dolientes y allegados comenzaron a buscarlos por diversos lugares de Caracas y Miranda sin ningún resultado favorable. El 23 de diciembre del mes siguiente, los cuerpos policiales localizaron la Terios en la Encrucijada de Turmero.
Ante las sospechas de que ellos podrían estar en Aragua, los denunciantes se movilizaron en varias ocasiones hasta Maracay e incluso visitaron la Morgue de Caña de Azúcar. Sin embargo, durante ese tiempo no consiguieron información valiosa sobre el paradero de los dos hombres y las mujeres.

Como dice un dicho, el cual es muy cierto: “el que insiste vence” y no importa el tiempo y la distancia para “coronar los sueños”. Con la esperanza de ubicar el paradero de los familiares, los vecinos de Miranda se trasladaron de nuevo hasta la Morgue de Caña de Azúcar, en Mario Briceño Iragorry, en horas del mediodía del miércoles.

Previo a los interrogatorios preliminares, de acuerdo a las evidencias encontradas en la escena del suceso (prendas de vestir), se logró identificar inicialmente al trabajador de la construcción y ayer en la mañana a las hermanas, faltando aún, el conductor.

Aunque los afectados con la noticia abrigan la esperanza y aseguran que los cuerpos encontrados en el bote de la Villa, son seres queridos- Manifestaron lo siguiente: “Damos gracias a Dios que los encontramos aunque ya están muertos en las circunstancias que desconocemos. Fueron tres meses de tortura psicológica y angustia, visitando centros asistenciales, medios de comunicación del área metropolitana, amigos y pared de contar”.

“Valió el sacrificio y le queremos rendir los honores que esos seres se merecen como ciudadanos ejemplares”, agregaron. Finalizaron diciendo que las cuatro personas no eran de mala conducta, sino todo lo contrario, profesionales y trabajadores, madres y padres de familia. La comunidad está entristecida.

Comentaron que ahora les corresponde a los funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas identificar y dar con el paradero de los culpables, con la intención de que se aplique la justicia como lo ordena la legislación nacional.

LUIS ANTONIO QUINTERO | elsiglo
fotos | RAFAEL LOZADA