Transportistas agobiados por la inseguridad y escasez de repuestos

Wall Street

Conductores de diferentes líneas del servicio de transporte urbano de Maracay coincidieron en señalar que la inseguridad y la falta de repuestos son dos de los problemas que les impiden brindar un mejor servicio a los usuarios.

transportistas repuestos

Lamentaron que, mientras los propietarios de las camionetas se endeudan y hacen todo lo posible para conseguir repuestos, las autoridades regionales y municipales se muestran indiferentes.

Aseguraron los choferes que las autoridades manipulan al pueblo para que se enfrenten con el gremio de transporte cada vez que se discute y se implementa un reajuste del pasaje.

Al respecto, Alexis Díaz, dijo que la situación de inseguridad para los transportistas de Unión Los Samanes es bastante preocupante, razón por la cual han llegado a la decisión de trabajar solamente hasta las 6:00 de la tarde para evitar ser victimas de la delincuencia.

“Nosotros lamentamos mucho tener que guardar las camionetas temprano por la inseguridad, a esa hora ya no hay pasajeros en el centro de Maracay hasta Los Samanes, con excepción del Terminal de Pasajeros”, dijo.

“El otro problema grave que tenemos es la falta de cauchos. En el mercado negro cuestan 180 mil bolívares y si uno va a una chivera lo consigue a 25 mil bolívares, pero solamente para trabajar unos cuatro a tres meses. Nadie se ha puesto a evaluar la crítica situación que pasamos los que trabajamos en el sector transporte”, agregó Díaz.

Comentó que inicialmente tenían una data de 70 camionetas de pasajeros trabajando, pero actualmente 40 están fuera de servicio por falta de caucho y de dinero para comprarlos.

“Aquí hacen mucha propaganda a la Proveeduría, pero esa institución solamente entrega tres cauchos para que nosotros los rifemos, eso me parece algo inaudito que solamente ocurre aquí en Venezuela. Aún así tenemos que trabajar porque también tenemos familia. El pasaje lo seguimos cobrando en 50 bolívares, seguimos subsidiando el ticket estudiantil y también subsidiando los pasajes de los adultos mayores”.

Por su parte, Pablo Mujica, chofer de Unión Santa Rosa, dijo que el problema de los cauchos y la inseguridad son flagelos que están acabando con el transporte público en Maracay.

“Siempre somos víctimas de la inseguridad, pero también nos preocupa los cauchos. No es posible que la Proveeduría nos entregue 10 cauchos para que los rifemos. Sin embargo, nosotros tenemos que analizar el estado de cada camioneta y darle a la que está en peor condiciones, sin necesidad de ser excluyente. Actualmente tenemos solamente 25 unidades operativas que no son suficientes para poder brindar un buen servicio a los usuarios. Ojalá que algún día esta situación mejore”, terminó diciendo.

LUIS CHUNGA | el siglo
foto | LUIS TORRES