Emergencia alimentaria animal: ¿Cómo afrontarla?

Wall Street

Antes de la aparición del alimento seco para animales, las familias acostumbraban a darle sobras de comida a sus mascotas. Fue con la globalización que aumentó la producción y difusión del consumo de alimentos importados. En medio de la economía decadente que vive Venezuela, los dueños de mascotas y voluntarios de centros veterinarios deben tener un plan de contingencia cuando se dificulta la adquisición del producto.

perros

“Hace unos 20 años las personas iban a la carnicería y pedían junto a su compra que les guardaran los huesos para los perros. Ahora, dadas las circunstancias de escasez y que el alimento seco es producido por transnacionales, no va a bajar nunca su precio”, explicó la presidenta de la Asociación Pro defensa de los Animales de Venezuela (Aproa), Cristina Camilloni.

Por ello tanto su ONG como muchas otras están promoviendo la alimentación alternativa o casera.

Una comida exitosa

Durante muchos años, los veterinarios y cuidadores de mascotas han defendido el alimentar a los animales de compañía con una dieta única basada en gatarina o perrarina, alegando que estos tenían más beneficios que la comida de sal que podía afectar su tracto digestivo.

Los expertos revelan que la antigua propuesta de alimentar a los felinos y caninos con comida de sal no es tan mala, el secreto está en saber que darles y que no.

La Misión Nevado, programa impulsado por el gobierno, ha estado promoviendo alternativas para alimentar a perros y gatos tras el aumento del alimento seco. Maigualida Vargas, presidenta de la misión, propone tomar productos de la cesta básica habitual para preparar lo que ha denominado “fórmulas”.

Dichas fórmulas se basan en los grupos alimenticios básicos para los animales: carbohidratos, grasas, vegetales, hortalizas y proteína animal. Todos estos ingredientes pueden alternarse para crear sopas.

Camilloni también sugiere añadir algunas frutas ricas en agua y sin semilla a la dieta de las mascotas.

Patricia Goeta, encargada del refugio SOS Animal, también recomienda la preparación de carapacho de cualquier tipo de carne, pudiendo cambiarse por sardina en el caso de los gatos.

Las mascotas son seres de costumbre, afirman las expertas. “Aunque los gatos tienen un temperamento un poco caprichoso, es posible acostumbrarlos a comer de todo. Incluso he conocido personas vegetarianas que han logrado que sus mascotas también lo sean”, afirma Camilloni.

En la calle y sin comida

La desnutrición de los animales abandonados en las calles venezolanas es alarmante. Algunas veces, los dueños no pueden alimentarlos adecuadamente y los abandonan; otras luchan por las pocas sobras que encuentran en la basura. Pese a que a veces algunas personas de su condición, un bocado no es suficiente cuando la necesidad nutricional del animal sobrepasa lo poco que consigue para comer.

Desde hace unos días, la web ha sido invadida por las imágenes que el reportero gráfico Carlos García Rawlins capturó en Venezuela, mostrándole al mundo la situación que actualmente viven los animales.

Dentro de las jaulas

Los perros y los gatos que llegan a los albergues llegan en diversas condiciones: adultos, gatas y perras embarazadas, cachorros; muchos de ellos en estado de desnutrición.

Aunque cada animal tiene sus necesidades especiales, los albergues clasifican a sus miembros de cuatro patas de acuerdo a las condiciones en que llegan.

Aproa, por ejemplo, tiene dos sedes: una en donde llevan a animales adultos y, en la principal, algunos gatos de 1 a 4 meses de nacidos, dan la bienvenida con sus maullidos esperando que los adopten.

Estos felinos tienen una dieta adecuada a su condición de cachorros, pues son alimentados con alimento seco. Los animales adultos tienen una dieta alterna de sopas y alimento seco.

En el caso de SOS Animal, los 70 perros y 12 gatos que albergan, son alimentados de la misma manera que los que se encuentran en Aproa. Goeta reveló que, cuando han pasado épocas sin poder adquirir alimento importado, también les preparan carapacho, un alimento homogéneo a modo de “papilla” o masa.

En este centro de mascotas, los animales pasan por diferentes fases, desde que llegan con afecciones cutáneas y en estado de desnutrición. Cuando su salud ha mejorado y su requerimiento nutricional ya ha sido regulado, pasan a otra área de transición.

Cuando están en óptimas condiciones ya están listos para el sector de adopción.

Fuente: El Nacional