Ladrones asesinaron a un detective jefe del Cicpc

Wall Street

Delvin Torres, detective jefe del Cicpc adscrito a la División de Vehículos del Cicpc, fue asesinado pasadas las 5 pm del lunes, cuando llegaba a su casa, en la parte alta del sector La Acequia, parroquia Antímano (DC).

cicpc

El efectivo llegó abordo de una moto junto a su madre. Al ver a los sujetos, Torres intentó enfrentarlos, pero cayó antes de poder detonar su pistola. La señora resultó ilesa.

Los hampones, antes de huir, se llevaron el arma reglamentaria del detective, destacó una fuente policial. El comisario Douglas Rico, director del cuerpo detectivesco, publicó en Twitter esa noche: “La familia del Cicpc pierde un hombre, lamentamos tu partida Delvin Torres. Fuerza a familiares, amigos y compañeros. No a la impunidad”.

Familiares y compañeros acudieron ayer a la morgue de Bello Monte. Al ser consultados, un allegado respondió: “Los policías no tienen que vivir en los barrios, no pueden”.
Con esta muerte suman 96 los efectivos de seguridad asesinados este año en la Gran Caracas, según cifra extraoficial.

En La Planicie. José Ángel Cánchica (24) y Luis Córdoba (21), cuñados, fueron asesinados a las 10 am del lunes a la salida del Túnel La Planicie, en el Distribuidor La Araña, durante un intento por quitarles la moto en la que se desplazaban.

Los jóvenes salieron de Brisas de Propatria, donde vivían, rumbo a Quinta Crespo, donde buscarían una bolsa de comida Clap que conocidos les habían guardado.
En pleno túnel fueron interceptados por otros criminales en moto, quienes les ordenaron detenerse.

Córdoba iba de parrillero. Recibió un disparo en la espalda y cayó al pavimento. Posteriormente falleció en el hospital Pérez Carreño. El conductor de la moto era Cánchica, quien fue baleado en el costado y pierna izquierda. Siguió de largo unos metros hasta chocar con un poste. Uno de los criminales intentó llevarse la moto GN azul de la víctima, pero ésta no encendió porque el tanque de gasolina también recibió disparos. Como represalia, el pistolero disparó al joven en la cabeza antes de huir. Su cadáver quedó al lado de la moto.

Una señora que pasó por la vía y presenció el crimen decidió ayudarlos. Tomó el celular de uno de los muchachos y llamó a los familiares, avisándoles de lo ocurrido.
Ambos fallecidos dejaron hijos de un año.

Fuente: Últimas Noticias