Descubre si estás usando o no el sostén correcto

Wall Street

Descubrir que has estado utilizando el sostén equivocado todos estos años, ¡podría cambiarte la vida!

sosten-perfecto

Desafortunadamente muchas mujeres siguen viviendo en la oscuridad y creen utilizar la talla o sostén correcto. Y tal vez en algún momento sí lo hicieron, pero los cambios que sufrimos a través de los años, fuerzan modificaciones en nuestro cuerpo y, por ende, en nuestras medidas.

Tu sostén es pequeño si:

Te queda apretado: Es decir, se salen los gorditos de la espalda y los brazos.

El resorte de la espalda se sube: En otras palabras, tienes que acomodar el resorte y bajarlo para que quede a la altura de la copa.

Los tirantes aprietan: ¡Tú solita te darás cuenta! Si el bra es muy pequeño, sentirás y verás que los tirantes han dejado marcas en tus hombros.

Tu brasier es grande si:

El resorte de la espalda está flojo: Obviamente te sentirás incómoda y no notarás ningún soporte por parte de tu brasier.

La copa no está llena: Tus copas están medio vacías (o medio llenas). Y de hecho, nunca te sentirás en confianza con una prenda poco ajustada.

Se caen los tirantes: Una de dos, los has acomodado bien, o simplemente el brasier es muy grande.

sosten-perfecto-2

Es perfecto si:

El resorte es cómodo y no se mueve: No se baja ni se sube, es más, nunca tienes que acomodarlo.

Los tirantes no te incomodan: No se caen, ni te lastiman. Y además, estarán cerca de tus omóplatos.

La copa cubre perfectamente: A menos que sea media copa, tu bra cubrirá perfectamente tu busto incluso cuando brinques o hagas ejercicio

La varilla toca tu piel: ¡Ojo! La varilla no tiene que apretarte, simplemente tiene que estar tocando tu piel al levantar tus brazos, extenderlos y tenerlos a tus lados.

¿Te sientes cómoda con tu brasier? Porque, a pesar de no ser la prenda más cómoda del mundo, no debería incomodarte ni lastimarte.

Fuente: EME de Mujer