Incertidumbre entre panadero

Wall Street

Horas antes de que el anuncio de la regulación del precio del pan popular fuera desmentido por la Sundde, los panaderos de Maracay manifestaron su preocupación por el ahora fallido ajuste de costos.

panaderia

Según la versión desmentida, el precio regulado del pan canilla habría quedado en Bs. 100, el campesino en 180 y el francés en 50 la unidad.

Sin saber que sería suspendido, los panaderos advirtieron que dicho precio les ocasionaría fuertes pérdidas económicas, porque no sólo se trata de que el Gobierno entregue harina de trigo subsidiada, sino que los panaderos se ven obligados a comprar harina en el mercado negro para poder cumplir con la gran demanda.

Señalaron que en más de una oportunidad tienen que pagar sobreprecio en la compra de otros componentes de la materia prima para la elaboración del pan, destacando el caso de la escasez y alto costo de la mantequilla, levadura, leche, azúcar, los cuales son esenciales para la elaboración de los panes y bocadillos.

Aclararon que como buenos ciudadanos se verían obligados a cumplir con la regulación, sin embargo, advirtieron que hornearían solamente hasta que les durara la reserva.

Incluso, durante un recorrido por el centro de la ciudad se pudo comprobar que algunas panaderías bajaron sus santamarías y no atendieron a su acostumbrado público. Esa situación generó muchos comentarios a favor y en contra.

“Estábamos haciendo milagro para elaborar pan y ofrecerlo a la venta, pero con esta nueva regulación es imposible, antes nos traían cerca de 200 sacos de harina de trigo, después despacharon 100 y ahora nos venden 50 sacos. Monaca tiene retrasos en la distribución, es imposible seguir trabajando de esa manera”, dijo Juan Silverio, propietario de una panadería en Maracay.

Sin embargo, los panaderos aseguraron que no cerrarán sus puertas ni mucho menos botarán trabajadores; “haremos poco pan, porque nadie nos puede obligar a producir más, lo venderemos al precio de la Sundde, pero la mayor cantidad de harina la utilizaremos para elaborar tortas, galletas, dulces, pan de coco y el sabroso pan de guayaba”.

Un panadero que prefirió no identificarse señaló que esta situación es insoportable, “por lo menos yo en mi negocio elaboraré pan regulado hasta que se me acabe la materia prima que tengo en mi almacén, pero será pequeñito y pura concha horneada, y eso generará una reacción negativa en los clientes”, aseguró un comerciante”, no obstante anoche quedó liberado de tales preocupaciones cuando la Sundde desmintió la noticia de la regulación que tuvo un impacto nacional.

Por su parte, un trabajador identificado como Ricardo Becerra consideró que la Sundde realizó una regulación que no se ajusta a la realidad, lo que puede generar desempleo; “el ramo panadero ha sido golpeado durante estos últimos años, no hay una distribución normal de la harina de trigo. El cliente consume mucho pan y nosotros tenemos que responder a esa demanda. Esperemos que esta situación se arregle, nosotros queremos defender nuestro puesto de trabajo”, dijo, anticipándose a la posterior suspensión de la medida.

LUIS CHUNGA | elsiglo
fotos | FAUSTINO PÉREZ | MAIKELL HERRERA