Estos son los 10 tipos de hombres más peligrosos

Wall Street

Las mujeres buscan a los hombres de sus sueños, a su príncipe azul; aquel ser que las satisfaga en todos los aspectos, que las ame, las respete y les dé seguridad; sin embargo, en esa búsqueda se pueden topar con muchos sapos, que en vez de maravillarlas les puede causar una gran desilusión.

hombres

En esta búsqueda existen hombres que a simple vista se ven buenas personas, pero no lo son, ya que en el trato diario sacan a relucir sus puntos débiles y poco agradables.

Así que para evitar los malos ratos que ocasionan “los sapos”, te presentamos los 10 tipos de hombres que toda mujer debe de evitar.

Hombres con mamitis

Este tipo de varones necesitan el consejo de su madre casi para cualquier cosa. Son incapaces de tomar decisiones sin antes hablar con su progenitora. Transforman sus relaciones en algo secundario y descuidan totalmente a su pareja, la mamá se vuelve parte de la relación y poco se puede hacer.

El hombre sirviente

Esta especie es extremadamente servicial, al principio su caballerosidad es agradable, pero con el tiempo algunos pueden convertirse en un verdadero dolor de cabeza y estorban más de lo que ayudan. Son choferes de tiempo completo y tapetes cuando así se les requiera.

Los mantenidos

hombre-7

Esperan algún día tener la fortuna de traer dinero en los bolsillos, se hacen llamar víctimas de las circunstancias. Siempre olvidan la cartera, nunca encuentran el dinero, con ellos las excusas salen sobrando.

Son especialistas para nunca tener que pagar ni un centavo. Se aprovechan del amor de las mujeres para convertirse en zánganos. La “mala suerte” los persigue y esperan que su oportunidad les llegue algún día. Van de relación en relación porque no hay bolsillo que los aguante.

El inseguro

hombre-5

Muy similar al sirviente. Los inseguros apenas pueden creer que alguien los quiera, cuando logran tener pareja, decir “Te Amo” es parte de su vocabulario cotidiano. Son capaces de humillarse con tal de ser correspondidos, no les importa ser pisoteados. Aturden los oídos y nunca saben decir que “no”.

Los chantajistas

hombre-3

Su frase favorita es: “¿Ya no me Amas?” Manipuladores por excelencia gustan de sacar provecho y obligar a sus víctimas para que actúen de una forma determinada.

Utilizan el miedo, la culpa y la presión como una muestra de su “amor”. En realidad lo único que les importa son ellos mismos y sus propias necesidades, hacen lo que esté en sus manos para cambiar los planes y siempre logran que se les pida una disculpa.

El alma de la fiesta

hombre-6

Para ellos las fiestas no son exclusivas de los sábados por la noche, es un estilo de vida con el cual se comprometen en serio. Estos hombres son el condimento perfecto de todas las reuniones; nunca pueden faltar y siempre están dispuestos a cancelar los planes de su pareja con tal de hacerse presentes.

Los musculosos

hombre-8

Visualmente atractivos y con una fortaleza mental basada en sus músculos. Pasan horas delante de un espejo contemplando sus pectorales, tienen horarios poco flexibles, su instructor es su guía espiritual. Playeras sin mangas y tennis son el atuendo cotidiano.

El hombre hot

hombre-4

Sexo y más sexo, todo el tiempo están calientes. Su único razonamiento es pensar de la cintura hacia abajo. Aunque al principio pudiera ser grandioso, esta conducta la aplican con todas las mujeres; así que no esperes ser la única.

El macho man

hombre-2

Estos no buscan una pareja, sino una sirvienta de 24 horas. Son prepotentes por naturaleza, creen que tienen el derecho de controlar la vida y el comportamiento de su pareja.

En un principio son encantadores y dulces, incluso tiende a confundirse con “Amor”, pero en el fondo no tienen consideración alguna por las necesidades, ideas y sentimientos de su pareja. Mucho cuidado con este individuo, se tienen que cumplir siempre sus deseos y caprichos o su reacción puede ser violenta.

El blandengue

hombre

Estos hombres viven bajo un intenso miedo, son sumisos y abnegados de corazón, no se avergüenzan de recibir órdenes por parte de su pareja y jamás muestran señales de inconformidad hacia ellas, siempre hacen lo que se les ordene, aunque no les guste. Se vuelven empalagosos y exageradamente complacientes, dejan de ser hombres con tal de tener feliz a su pareja.

Fuente: EME de Mujer