9 Cosas que deberías saber antes de mudarte con tu pareja

Wall Street

Sabemos que  en pareja no es fácil por eso les presentamos una pequeña lista de cosas que deben tener en cuenta antes de tomar esa importante decisión.

 

vivir-en-pareja

 

1. Asegúrense de que están mudándose juntos por las razones correctas.

“No se muden juntos como un último esfuerzo por salvar una relación inestable o porque han estado juntos un determinado número de años y sienten que ‘deberían’ hacerlo. ¡Sentirse presionado es una señal de que deberías hacer lo opuesto!”

2. No se olviden de hacer las grandes preguntas y conocer las metas de largo plazo de ambos.

“Discutan sus finanzas. ¿Pueden manejar la situación si algo desafortunado pasa? Esto requiere una mirada muy franca a ti mismo y a la forma como lidias con la presión de tus deudas. Si pierdes tu trabajo o deseas regresar a la escuela, ¿tu pareja va a estar resentida por tener que vivir comiendo fideos?”

 3. Pueden pelear más al principio y eso es TOTALMENTE normal.

“Pase lo que pase, van a pelear. Sin embargo, todas las relaciones tienen conflictos, y la forma como lo resuelvan es lo que mantendrá su amor fuerte. Peleamos más que cuando vivíamos separados, pero está bien. Es fácil gritar y ser lastimado, pero se requiere madurez para darte cuenta cuando has cometido un error y reconocerlo”.

 

4.  Consideren abrir una cuenta bancaria mancomunada y dividir las cuentas de forma equitativa.

“Cada uno aporta la misma cantidad de dinero de cada cheque de pago y utiliza esta cuenta para pagar las facturas, comprar víveres, artículos de limpieza, etcétera. Pueden evitarse todas las incómodas peleas relacionadas con las finanzas. Jamás tendrás esa difícil conversación de ‘Yo ayer gasté X en víveres, así que te toca ordenar la comida esta noche’: Pueden darse un atracón de comida china alegremente sabiendo que todo es equitativo”.

5. No temas pedir espacio cuando necesites tiempo para tranquilizarte.

Que vivan juntos no significa que tienen que pasar cada momento uno encima del otro. Puedes disfrutar un programa de televisión tú sola, o hacer la cena sola o disfrutar sola un momento de videojuegos/computadoras. Sin embargo, asegúrate de que tu pareja sepa que lo único que necesitas es algo de espacio.

6. Nunca te olvides de agradecerle todas las cosas que hace.

“¿Ves que tu pareja está lavando los platos? Dale las gracias. ¿Sacó la basura? Dale las gracias. Dilo y hazlo con sinceridad. Es algo sumamente sencillo, pero no sentirse apreciado es uno de los peores sentimientos y puede llevar a grandes pleitos”.

7. Recuerda que tu pareja no puede leerte la mente. No asumas que sabe lo que estás pensando.

Si no le mencionas que el hecho de que deje los zapatos junto a la cama siempre hace que te tropieces, o que el que su cabello tape la bañera destruye la paz que tienes mientras te bañas, nada se arreglará. Sin embargo, no le grites simplemente a la persona o la atosigues. Aprende a discutir los problemas en calma y colabora para trabajar en las cosas juntos.

 8. Pon todas tus manías sobre la mesa por anticipado.

Hablen desde el principio de las manías de cada uno. No querrás iniciar un enorme pleito porque estás cansada de encontrar calcetines sucios hechos bola debajo del sofá.Y debes estar preparado para que la otra persona haga las cosas de una forma muy diferente a como tú las haces.“Pueden acomodar los platos en el lavavajillas de forma diferente, no lavar la ropa con tanta frecuencia, o ver más televisión que tú. ¡No esperen sincronizarse de inmediato! Comuníquense cualquier frustración que tengan, rápida y amablemente”.

 9. Aprende a aceptar lo que te molesta y comprende que no puedes cambiar a las personas.

“Habrá algunas cosas que te molesten profundamente. Quizás él no lleva los platos al fregadero cuando termina de comer. Quizás ella guarda paquetes vacíos en la alacena. Quizás nunca lo superen y tú no puedas quitarle ese hábito. Acepta si es algo que puedes hacer, o date cuenta de que, quizás, no son compatibles”.

 

Fuente: www.buzzfeed.com