¿Venezuela ya tiene bancos para pagar en el exterior?

Wall Street

Fuentes del alto Gobierno indicaron , que actualmente se afinan los detalles para que dos bancos con base en territorio estadounidense, formen parte del pool de instituciones que serán los agentes de pago de Venezuela en el exterior para sustituir a Citibank ya que esta institución canceló todas las cuentas de corresponsalía en el exterior de la banca venezolana, pública y privada.

Tarjetas-de-crédito

También trascendió que existen otros dos bancos, uno europeo y otro asiático, que entrarían en el grupo de instituciones responsables de la cancelación y traspaso de recursos de los pagos de Venezuela en el exterior.

Sin problemas. La República no tiene erogaciones importantes en lo que resta del año, así que existe un margen holgado para hacer estos trámites.

Técnicos del Gobierno indican que la decisión del Citibank “no nos va traer problemas en ese sentido”.

Por otra parte, Citibank mantiene activa la cuenta del Banco Central de Venezuela (BCV) por la que la institución hace estas operaciones en el mercado internacional.

Fuentes del sector financiero vinculadas con el ente emisor, indicaron que el Citibank canceló todas las cuentas de corresponsalía en el exterior, de la banca venezolana, pública y privada, menos la denominada “transacciones propietarias” del Banco Central.

Esta cuenta es la que está reservada a las operaciones propias de la naturaleza del ente emisor.

Estas son las transacciones que se hacen en representación de la República, con lo cual se disipa cualquier riesgo de que se produzca un impago por parte de Venezuela de las obligaciones que tiene el país con sus acreedores porque no exista el mecanismo financiero adecuado para concretarlas.

A cada rato. Cíclicamente aparecen en los medios internacionales, análisis sobre la capacidad de pago de Venezuela y la posibilidad de caer en default.

Al posicionarse estos comentarios en la opinión pública global, comienza un movimiento errático de los papeles en los mercados financieros.

Con este movimiento, los agentes juegan a ganar espacios con la deuda venezolana que paga una tasa de interés importante que los hace atractivos, como instrumentos “mejoradores” de los rendimientos de cualquier portafolio de deuda.

Venezuela mantiene impoluto su récord de pago en lo que se refiere a los compromisos de deuda, tanto de vencimiento de capital como, de intereses vinculados a las emisiones de títulos que fueron realizadas en la última década.

Todas estas obligaciones han sido honradas con puntualidad sin embargo, las agencias calificadoras siguen castigando de una forma ruda, el riesgo país.

Fuente: El Mundo Economía y Negocios