Esto fue lo que dijo Caterina Valentino sobre su sexualidad

Wall Street

“Necesitamos regresar a la Venezuela que te permitía la movilidad social, no el que sea el más vivo. Se puede llegar lejos, pero trabajando”.

caterine-valentino

Caterina Valentino es la verdadera chica Trendy y no sólo porque tuviera un programa con ese nombre, sino porque debe ser la venezolana que más veces ha ganado ese honor en redes sociales, aunque el último fue especialmente polémico al obligarla a aclarar todo sobre sus preferencias sexuales.

Conversamos con la conductora, cuando ya estaba más serena, tras salirle al paso a reiterados post, en tono agresivo que invadieron sus redes sociales, poco después de haber perdido el control de su e mail.

Me siento tranquila, satisfecha y sorprendida por el apoyo de la gente. Te das cuenta cuanto te quiere la gente de tu país cuando te conviertes en trending topic por unas horas. Yo decía, esto es muy loco, pues pasaba el tiempo y no bajaba del tercer lugar, pero creo que la gente está cansada del irrespeto, pienso que la gente necesita volver a atesorar al trabajo y volver al respeto a la gente que hace cosas por Venezuela. Cuando veía que el mensaje tenía 700 comentarios, el apoyo de la gente de Catia de donde vengo, la solidaridad de los medios. Si yo tuviera que titular lo que pasó el martes y el miércoles, yo diría que estamos ávidos de darle su lugar al trabajo y necesitamos respetar.

¿Por qué crees que eres blanco fácil de este tipo de polémicas?

-Nadie le tira piedras a un bombillo quemado, como me dijo un amigo cuando yo todavía estaba molesta por la situación. Cuando haces tu trabajo y pones la bandera de tu país en alto y la gente te quiere como una figura a la que seguir. Si sigues los mensajes de Instagram, una frase si y una no, hablaban de admiración por el trabajo y las ganas que uno le ha echado al país. Claro, el brillo que uno tiene hay a quien le molesta y mi posición ha sido clara en torno a lo que apoyo y no apoyo en este país, hay gente que le da rabia que sea tan honesta y no tienen por donde agarrarme- nos dice, restándole importancia a que los ataques tengan raíces políticas.

-Las veces que he sido tendencia siempre ha sido por una opinión, como cuando lo hice sobre el retraso del CNE, recuerdo que fui tendencia cuando salió Zona Trendy del aire, cuando salió Hay Corazón del aire…

¿Y también cuando te vieron en tarima de un acto político?

-Ahí fue tendencia mundial y Dios mío, que complicado es eso (Risas), pero pienso que en este caso un 80% de los comentarios eran positivos. Alguien decía “No puedo creer que esta mujer sea tendencia mundial por su sexualidad”. Y todos los medios replicaron la información pero por lo que generó en el público. La gran lectura que yo hago es que la gente necesita figuras aspiracionales, en un país en el que todo se negocia y se vende, hay todavía gente recta que no negocia su dignidad. La gente me siente como la niña que salió de Catia y mira donde ha llegado, eso dice que “si se puede”. Hubo mucho apoyo y yo no borro comentarios, fíjate que ahí hay uno que dice “Sigo pensando que eres lesbiana” , solo borros los que son como el que generó la polémica.

¿Piensas que no superamos el machismo de creer que si una mujer alcanza el éxito es porque se acostó con alguien?

-Me parece absurdo que sigamos siendo tan machistas, pero también entiendo que lastimosamente hemos visto el caso de mujeres que se prostituyen, que aquella es amante de tal y la gente se confunde. YA mime han dicho: “Fulano quiere pasar un fin de semana contigo y pagan buenísimo” y Yo digo ¡Nooo!. La gente debe entender que sigue existiendo la dignidad. Tenemos que modernizarnos, hay mujeres que llegan por meritos propios, Estados Unidos está a punto de tener un presidente mujer, hay que respetar. Igual ocurre con quienes quienes piensan que una persona por ser homosexual es mala.

¿Pareciera que la misma comunidad gay y fuera de ella, andan siempre buscando al gay en todas partes como si jugaran Pokemon Gay, como si se tratara de una cacería?

-(Risas) La verdad es que no lo pensó de esa manera (Risas), pero en una sociedad tan machista, decir que eres homosexual es lacerarte de una manera. Cuando dices que no eres homosexual , sientas un precedente. Si hay una banalización de la homosexualidad porque por ejemplo yo entiendo el amor de personas de un mismo sexo pero no la adopción, pero esos son temas polémicos y cada quien toma la decisión que mejor le parezca.

¿Harías una campaña para el respeto en redes sociales, para controlar a ese monstruo que critica todo?

-Pienso que si hay que hacerlo. Hoy en el post de la mañana lo puse, “Para que no comiencen con la criticadera, ese es el color de mis ojos”. Estamos tan agresivos que todo lo estamos criticando, pero hay cosas que valorar. Hay que valorar a nuestros talentos. En Mexico por ejemplo no te van a permitir que hables de un artista, entonces porque en Venezuela estamos tan iracundos y tan criticones. Estamos muy despechados por la situación del país que sentimos que nada funciona.

¿Cómo van tus planes en TV, luego de salir del aire Zona Trendy?

-Estoy viajando con muchísima fuerza, estoy acá en momentos coyunturales como la Toma de Caracas, mi residencia está acá pero estoy viajando como imagen de Mario Hernández y embajadora de la línea de Aruba. Hay una propuesta de Telemundo que pienso a final de año estará concretada, solo espero saber por quien estaré acompañada y que haremos, ya que el Presidente de Telemundo Internacional era mi jefe directo cuando yo hacía “Hay Corazón”, ellos conocen mi trabajo, pero sería un programo completamente hecho a Venezuela, pero yo sueño con hacer un programa acá y que no me lo cierren como Zona Trendy, para decir las cosas que hay en mi país.

¿Cuál es el secreto para romper fronteras desde Venezuela, que no todas las artistas lo hacen?

-Es el trabajo, he hecho cosas con Ferrari y Masserati y la gente sale y dice que soy novia de un empresario, pero yo me puedo medir con un hombre a la hora de trabajar, puedo dormir cuatro horas. La única forma de triunfar es reconociendo el talento y trabajar con mucha fuera, y claro mantenerme en forma, más delgada o más llenita, según la marca, mantenerme siempre arreglada , aunque a veces parezca fastidioso. Necesitamos regresar a la Venezuela que te permitía la movilidad social, no el que sea el más vivo. Se puede llegar lejos, pero trabajando.

Alberto Martínez|elsiglo