Valencianos compran verduras y sardinas

Wall Street

Para paliar la escasez de productos de la canasta alimentaria, muchos valencianos han optado por las verduras, las hortalizas y hasta las sardinas.

Valencianos compran verduras y sardinas

Tomando en cuenta que el arroz, la harina, la pasta, la mantequilla, entre otros alimentos están escasos y si los consiguen es a precios por las nubes, las amas de casa y los hombres de hogar, no les ha quedado de otra que acudir a los mercados grandes, como el periférico La Candelaria en Valencia, donde algunos productos los pueden conseguir a un precio un tanto accesible al bolsillo.

Muchos de quienes acuden al mercado, tanto al periférico La Candelaria, como el de la Isabelica, van en busca de verduras, hortalizas, yuca, plátano y topochos, como sustituto de la harina de maíz precocido.

Igualmente los granos aunque caros, pero rinden más a la hora de preparar un almuerzo para cierta cantidad de personas.

Las sardinas es otro alimento que adquieren los venezolanos, pues la carne y el pollo también están caros en algunos establecimientos.

Sin embargo, algunas personas pueden adquirir estos productos, considerando que han disminuido de precio y a pesar de ello no tienen mucha demanda, pues los consumidores ahorran para comprar la harina, el arroz y la pasta, que a veces consiguen haciendo colas kilométricas y también con los llamados bachaqueros.

La sardina fresca es otro alimento que pueden comprar a precios módicos, aunque no a todo el mundo le gusta este tipo de pescado. Los pueden adquirir en cualquier punto, no necesariamente en los mercados.

CONSULTA A VALENCIANOS

Valencianos-verduras-y-sardinas-2

Francisco Aguilar confesó que para paliar la escasez ha tenido que comprar topocho, verduras y hortalizas, porque es lo más barato que puede conseguir, sobre todo auyama pues con ella puede elaborar sopas. A veces puede comprar pollo y carne, pero eso no es cada vez que se le antoje.

Francis de la Torre, es otra valenciana que le ha tocado estirar los churupos para adquirir productos y poder alimentar a su familia.

Mencionó que a veces le toca comprar mollejitas en vez de pollo, así como sardinas, jojotos, plátanos, y algunas veces granos, aunque están caros, pero rinden.

Mientras que Grecia Franco, manifestó que los “venezolanos nos estamos muriendo de hambre, no se consigue nada y cuando se consigue, es a precios muy elevados, o es hacer una cola inmensa para adquirir los productos de la cesta básica”.

Comentó que no consigue arroz, ni harina y le ha tocado comprar verduras, plátano y yuca, también auyama a 300 bolívares el kilo, lo más barato que hay.

Señaló que la gente ha tenido que someterse a una dieta obligada. Muchas personas que eran gordas o rellenitas ya no lo son tanto.

Dijo que el venezolano medio come cuando consigue los alimentos, porque un kilo de harina cuesta dos mil y hasta 2500 bolívares, al igual que el arroz y muchas veces hay que comprarlos a ese precio, porque no queda de otra.

Freddy Contreras manifestó que un salario mínimo no alcanza para nada y se refirió a aquellas familias numerosas, que tienen que estirar los alimentos para que le rindan, muchas veces hacen dos o una comida diaria.

Dijo que no se puede vivir con ese sueldo, hay que buscar tigritos para poder subsistir.

Expuso que Venezuela sigue siendo un país demasiado rico y puso como ejemplo muchos terrenos fértiles, que pudieran ponerlos a producir con siembras como caraotas y caña de azúcar.

Mencionó que le gustaba ir al mercado periférico, porque hay variedad de precios.

Acotó que el pollo por ejemplo ha bajado de precio y se puede comprar por ahora al igual que la carne, pero también se preguntó y después, es decir cuando los precios vuelvan a subir y sean impagables con el poco sueldo que percibe el venezolano.

Se quejó porque el gobierno nuevamente está dando especie de becas y con esto lo que se genera es ocio. Dijo que hay que trabajar duro para generar ganancias.

MELIDA ESCALA | el siglo-Valencia
Foto | DENNIS LINAREZ