Rodríguez: La batalla final será en Miraflores

Wall Street

Pasó el 1º de septiembre y no ocurrió ninguna catástrofe en Venezuela. La zozobra sembrada en la población los días previos a la movilización opositora se despejó ese día, cuando dos grandes aglomeraciones humanas tuvieron lugar bajo el sol caraqueño y pudieron simultáneamente expresar en paz, desde el Este y el Oeste, las consignas que definen el momento político de la nación. Para Jorge Rodríguez, alcalde de Libertador, el chavismo concentrado en la avenida Bolívar fue clave para el desmontaje de la violencia. La multitud roja, alentada por la amenaza de aniquilación, adquirió un carácter disuasivo frente a los planes de caotizar la ciudad capital.

referendo revocatorio

¿Esperaba el Gobierno tanta gente en la movilización opositora?

Primero tendríamos que considerar a qué nos referimos con tanta gente. Si la comparamos con las manifestaciones que ellos habían tenido en las últimas semanas, sí hubo más personas que las decenas convocadas por los llamados de Torrealba, de Capriles o Ramos Allup. Si la comparamos con las manifestaciones que ellos hicieron en 2002 y 2003, aquellas sin duda tuvieron mucha más asistencia. Yo saludo que la movilización de treinta o cuarenta mil personas, que ellos mismos dicen que asistieron, haya transcurrido en paz la mayor parte del tiempo.

¿El carácter definitorio que le dio la MUD al 1-S resultó atractivo para sus seguidores?

Es sumamente peligroso que la dirigencia de la derecha siempre se refiere en términos categóricos en cuanto a la aniquilación del chavismo, a acabar con 17 años de proceso revolucionario, con los beneficios sociales. Es el discurso del 11 de Abril: “La batalla final será en Miraflores”. Aquella vez en forma fugaz les fue exitoso, ahora decían que se acababa todo, era el inicio del fin; hay un trasfondo conspirativo sedicioso en el manejo del discurso y eso genera frustración en las masas opositoras. La consigna del 6 de diciembre fue “la última cola” y lo que han hecho es obstaculizar los esfuerzos del presidente Maduro en materia de abastecimiento y para superar la crisis económica. Hay un engaño a la gente, lo vimos ayer en la entrevista a grupos que trancaron la autopista, “yo vine aquí a sacar al gobierno”, decían.

¿Por eso “Maldita MUD” estuvo punteando en Twitter después de la marcha?

Lo de cría cuervos llega como anillo al dedo. Hubo más mensajes con “Maldita MUD” que la gente que estuvo en la concentración. Si lees los mensajes, notas que esa infestación de odio que ellos han hecho en la gente que milita en la oposición se les vino en contra. Es una especie de entrenamiento sicológico, donde lo que termina llegando a las personas que siguen a la derecha es únicamente el lenguaje violento, y si la práctica se aleja de eso lo viven como una frustración.

También en la avenida Bolívar había mucha gente.

El chavismo se viene moviendo desde hace algunas semanas. Hay una especie de resurgir de la presencia de calle de la gente de chavismo. En las últimas semanas hemos tenido manifestaciones multitudinarias en todos los estados del país, algunas realmente impresionantes como las de Falcón, la de Carabobo, que superó expectativas, la de Lara fue impresionante igual que la de Anzoátegui; en San Fernando de Apure fue realmente bárbaro. El martes 30 nos correspondió en Caracas e hicimos una marcha desde la avenida San Martín hasta la plaza Caracas que tenía tiempo que yo no veía por parte de las fuerzas de la revolución.

¿Qué motivó al chavismo a movilizarse?

Por una parte la amenaza. Si del otro lado lo que aparece es el mensaje de que vienen a por nosotros, de que vienen a arrasar las ciudades, que vienen a tomar Miraflores, eso motiva. Para nosotros el 11 de Abril es materia vista y aprobada y el 12 de febrero también es materia vista. Con sus amenazas la derecha convoca al chavismo para que se vaya a las calles. Por otro lado, hay que reconocer el desempeño del presidente Maduro, en medio de la mayor crisis económica de las últimas décadas, con una conspiración en forma de guerra económica, a pesar de lo cual el Gobierno no ha dejado de invertir en la salud y la educación del pueblo, en la búsqueda de soluciones al desabastecimiento, la protección del salario, la activación de los Clap. El pueblo está notando que ni de broma estamos en la situación de los meses de abril, mayo y junio, que fueron los meses más duros.

¿Por qué se desmontó el dispositivo violento del 1-S?

Hubo una especie de tenaza en pro de la paz. Por un lado, los organismos de seguridad lograron desmantelar no pocos eventos muy peligrosos. El jueves en la tarde fue capturado un sujeto con armas largas que tenía una lista de dirigentes de la revolución que debían ser eliminados. Se encontró en un allanamiento material explosivo para, como el 11 de Abril, producir detonaciones en la marcha del chavismo y en la de la oposición y fueron capturadas personas que disfrazadas de militares iban a accionar armas contra manifestantes. Todo eso estaba en el plan. Por otra parte, la presencia del chavismo en la calle fue tremendamente disuasiva. Si revisas el discurso de los dirigentes de la derecha, desde los espumarajos de rabia iniciales de Torrealba y Capriles hasta los comentarios del lunes y martes, hay un viraje que tiene que ver con el carácter disuasivo de la gente en la calle. Ellos juegan siempre con dos masas críticas, la nuestra, la cantidad de gente que movemos en defensa de la revolución, y la masa crítica de ellos. El jueves, el diputado Guevara les decía a unos manifestantes: “No tenemos gente suficiente”. Fue clave la presencia del pueblo en la calle en todos los estados del país. Creo que las últimas marchas nuestras de Caracas, San Fernando de Apure, La Guaira y Valles del Tuy fueron la guinda que les señaló a ellos que debían irse por la vía pacífica.

¿Por ahora?

Fue una especie de postergación, el lenguaje de ellos es profundamente violento, ellos creen que van a tener rédito político con ese lenguaje, yo creo que no, con ese lenguaje perdemos todos, con lo que pasó el jueves ganamos todos, inclusive algunos de los que mandaron los tuits de “Maldita MUD”, como aquel que decía “Yo quiero ver muerto a Maduro hoy”, ese muchacho pudo escribir ese tuit y se pudo ir a su casa tranquilo en la noche porque la revolución le garantizó la paz y la seguridad.

La MUD anunció más acciones de calle.

No vamos a permitir ningún evento sedicioso ni violatorio de la Constitución, no nos van a sacar de nuestro centro que es atender la gestión del Gobierno, que ya está dando resultados, es notorio que se está yendo por el camino correcto, no nos van a sacar de ese foco, pero tampoco vamos a permitir que generen un caldo de cultivo para desatar la anarquía. Logramos desactivar una célula muy peligrosa con una OLP en el norte de la ciudad, allí habían logrado sembrar a elementos del paramilitarismo colombiano.

¿Dónde estaba exactamente esa gente?

En algún lugar entre las parroquias La Pastora, Altagracia y Sucre, bastante cerca del objetivo. Ellos creían que íbamos a convocar a la avenida Urdaneta, cerca del Palacio de Miraflores, hubo elementos noticiosos en ese sentido, el golpe de mano fue que 48 horas antes convocamos a la avenida Bolívar. La movilización fue espontánea, en esta oportunidad la gente se fue en forma aluvional a la avenida Bolívar.

¿Qué dice a quienes piden referendo revocatorio este año?

A mí me causa gracia cuando veo que gobiernos de otros países hablan de referendo revocatorio y en sus países no tienen la más remota idea de lo que es este mecanismo de participación y consulta, gobiernos que si tuvieran referendo revocatorio serían revocados en minutos, no me refiero a Brasil, porque eso es una dictadura producto de un golpe de Estado. Imaginemos a Macri con la figura del referendo revocatorio. Es un mecanismo que solo existe en tres constituciones del mundo: la de Venezuela, que fue la primera, la de Ecuador y la de Bolivia. El referendo no es una obligación, es una alternativa compleja que tiene requisitos, criterios y lapsos que tienen que cumplirse en forma estricta. La mitad del período se cumplió el 10 de enero. La oposición hubiera podido, si quería referendo revocatorio en el año 2016, en el mismo mes de enero haber activado el proceso de solicitud y la recolección de firmas, pero lo hicieron cuatro meses después, en mayo.

¿Qué va a pasar con la solicitud al CNE?

He dicho, y lo reitero, que ellos no tienen interés verdadero en el referendo revocatorio, si tuvieran interés lo hubieran activado en enero, pero ellos estaban borrachos de poder. Ramos Allup dijo entonces que iban a derrocar a Maduro en febrero o en marzo o en mayo o en junio. En ningún momento habló de referendo revocatorio. Luego empiezan a ocurrir hechos curiosos que respaldan el hecho de que no quieren convocar ningún referendo revocatorio. Tenían que recoger 195 mil firmas, pero se presentaron con cuatro millones, en el camino perpetraron el más grande fraude de la historia electoral de Venezuela y lo hicieron a la luz del día. Aparecieron 607 mil firmas inhabilitadas por el CNE porque no tenían cédula o nombre o no tenían huella. Y otras cosas muy graves. Diez mil 900 muertos. El mecanismo que usaron fue que agarraron registros electorales viejos desde la década del 90 para acá y de cada grupo empezaron a tomar personas que sabían que eran fallecidos, inventaron miles de cédulas. Si tú quieres convocar a un referendo revocatorio, ¿te vas a presentar ante el Consejo Nacional Electoral con ese paquete?

¿Cómo vislumbra el ambiente político para el resto del año?

Vamos al contraataque, a la contraofensiva. Este ha sido uno de los años más duros y mira que hemos vivido años duros en la revolución. El enemigo ha asumido en su proceso de restauración de la derecha en el continente que Venezuela es el tope de la colina. Estoy convencido de que Obama no se quiere ir del poder sin actuar de forma más agresiva contra Venezuela, y creo que ha sido el presidente más agresivo contra la Constitución y la democracia venezolana. Estamos pasando en este momento de la resistencia al contraataque. Vamos a tener verdaderas victorias en materia de gobierno en los próximos tres meses. Políticamente, hay una recuperación importante de nuestras fuerzas.

Fuente: Últimas Noticias