Venezuela rechazó declaración “injerencista” de España

Wall Street

La canciller venezolana, Delcy Rodríguez, rechazó este viernes la declaración “injerencista” del gobierno de España, que consideró que la masiva manifestación opositora del jueves en Caracas evidencia “la urgencia” de un referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro.

Cancillería sobre España

“Hoy vi un comunicado del gobierno de España injerencista. Nosotros no nos pronunciamos sobre la situación interna que hay en España, donde ni siquiera hay gobierno”, dijo la ministra durante una reunión con el cuerpo diplomático en Venezuela.

“Pero, bueno, España insiste, debe ser que se remonta a la época de la colonia, debe ser que nadie le ha informado aún que más de 200 años después ya no somos colonia”, añadió Rodríguez, en una reunión con los embajadores.

La cancillería española emitió este viernes un comunicado en el que aseguró que la manifestación, que según la oposición convocó a más de un millón de personas en la capital, demostró “el apoyo popular a la vía del revocatorio” exigido por los detractores de Maduro y “la urgencia” de que el poder electoral adopte las medidas para que se celebre este año.

“No puede haber una distinción entre el terrorismo bueno o malo, la comunidad internacional está llamada a la acción preventiva del terrorismo sin dobles estándares”, manifestó Rodríguez al pedir respeto al gobierno venezolano y a sus instituciones.

La cancillería española estimó este viernes que la masiva marcha opositora del jueves en Caracas ilustra “la urgencia” de que se celebre “este año” un referendo sobre la revocación del presidente Nicolás Maduro.

En un comunicado, la diplomacia española estimó que la marcha de Caracas, donde según la oposición se manifestó más de un millón de personas, demuestra “el apoyo popular a la vía del revocatorio” exigido por los detractores de Maduro.

Las relaciones entre España y Venezuela fueron complicadas durante el gobierno de Hugo Chávez (1999-2013), pero se volvieron más espinosas desde la llegada de Maduro al poder.

En 2015, Madrid llamó a consultas a su embajador en Caracas después de que Maduro acusara a Rajoy de estar detrás de “una conjura internacional” para derrocar el gobierno que él preside. En esa ocasión, el embajador estuvo diez días ausente de Venezuela.

Fuente: AFP