Rougned Odor en la cima de su carrera

Fabocca

Seguramente nadie se sentirá intimidado al ver a Rougned Odor —menos de 1.80 de estatura con 88 kilogramos— pero cuando se coloca el uniforme de los Vigilantes de Texas, la historia cambia completamente.

ROUGNER-ODOR

En un campo de béisbol Rougned Odor se transforma en un torbellino que puede causar estragos de distintas formas. Ya sea con su intensidad para jugar, o con un dantesco cuadrangular para dejar en el terreno al rival, el segunda base se está convirtiendo en uno de los mejores jugadores en la actualidad.

Lo amas si está en tu equipo y lo odias si está al frente, pero es inevitable dudar de sus condiciones para jugar.

“Tiene mucho sabor en su juego”, afirmó Adrián Beltré al Bleacher Report sobre el estilo agresivo que tiene Rougned Odor para jugar. “Yo entiendo que del otro lado no se ve bien, pero desde aquí lo aceptamos”.

Y vaya que tienen argumentos necesarios para “aceptar” al venezolano. El camarero está colocando estadísticas ofensivas de estrella y cada encuentro que pasa demuestra que es uno de los pilares en los Vigilantes de Texas.

Después de todo, Rougned Odor presenta promedio de .276, con 27 cuadrangulares, 80 anotadas y 72 carreras remolcadas, producción que lo convierten en uno de los jugadores más valiosos en la franquicia tejana.

Es imposible asegurar que sus batazos son el único responsable del buen momento que tienen en Texas, sin embargo sí es uno de los principales factores. Rougned Odor tiene cuatro jonrones, 10 remolcadas y un astronómico slugging de .786 en sus últimos siete juegos para la tranquilidad del mánager Jeff Banister.

Por eso nadie dentro de la organización le critica su intensidad en el terreno, y aunque a nadie le gusta las trifulcas, “¿Por qué vamos a culparlo por su estilo de juego?, concluyó el dirigente de los tejanos.

Fuente: Meridiano