Conoce qué hará el Papa Francisco por la madre Teresa de Calcuta

Wall Street

El papa canonizará el domingo en el curso de una ceremonia en el Vaticano a la madre Teresa de Calcuta, emblema de la caridad y dedicación a los pobres, quien se convierte así en modelo para los católicos de todo el mundo.

Teresa de Calcuta

La ceremonia será celebrada en la plaza de San Pedro ante miles de personas, religiosos y autoridades de todos los continentes, entre ellos la Reina Sofía de España.

“El papa Francisco quiere llamar la atención del mundo para que se encuentre una razón para vivir y esperar. Un llamado a la misericordia ante un mundo tan fracturado”, explicó el número dos del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado.

La “infatigable benefactora de la humanidad”, como llamó el papa Juan Pablo II a Teresa de Calcuta, será canonizada un día antes de que se cumplan 19 años de su fallecimiento en Calcuta, el 5 de septiembre de 1997, a los 87 años.

La célebre monja, que dedicó su vida a los pobres y enfermos, alcanzará la gloria de los altares durante el año santo extraordinario de la misericordia proclamado por el papa argentino.

“El mensaje de la madre Teresa de Calcuta es muy actual, porque nos invita a superar la indiferencia”, recordó Parolin.

El anuncio de la canonización fue hecho en marzo pasado después de que el papa reconociera que la madre Teresa intercedió en un segundo milagro en 2008 para la curación inexplicable de un brasileño que se encontraba en fase terminal por problemas cerebrales.

Según las normas del Vaticano es necesario demostrar que el candidato intercedió en dos milagros para que sea proclamado santo.

Para muchos católicos, la canonización de la madre Teresa debería ser celebrada en Calcuta, la ciudad de India donde vivió casi toda su vida y donde nació su deseo de aliviar la miseria, la pobreza y el abandono que padecían muchos de sus habitantes.

Pese a ello, las autoridades eclesiásticas la programaron en San Pedro para honrarla desde el mayor templo de la cristiandad como ejemplo para los católicos de todos los continentes.

Teresa de Calcuta (1910-1997), nacida en una familia albanesa de Macedonia, fundadora de su propia congregación en 1950, las Misioneras de la Caridad, durante más de 40 años consagró su vida a los pobres y los enfermos, obteniendo en 1979 el Premio Nobel de la Paz.

La mujer, una de las más conocidas y populares de la cristiandad moderna, fue beatificada por el papa Juan Pablo II el 19 de octubre de 2003 en una ceremonia en Roma a la que asistieron 300.000 fieles.

En 2002, el Vaticano había reconocido un primer milagro, la curación de una mujer bengalí de 30 años, Monika Besra, que padecía un tumor abdominal.

El papa Francisco contó que conoció en Roma a la religiosa, que iba siempre vestida con un sari blanco bordado de azul, con motivo de un sínodo de obispos en 1994: “Suscitaba temor”, confesó.

Trabajar por los pobres sin luchar contra la pobreza

La nueva santa, que tuvo al inicio una vida difícil aún dentro de la misma iglesia, que no siempre vio con buenos ojos su congregación, obtuvo fama mundial tras años de labor convirtiéndose en la benefactora de los desposeídos e inspirando numerosos filmes y libros.

La estadounidense Mary Johnson, que por 20 años perteneció a la congregación Misioneras de la Caridad, autora del controvertido libro “Una sed insaciable”, describió a Madre Teresa como un ser humano ambicioso, más que como a una santa.

“Ella era una persona que hubiera podido realmente realizar cambios muy, pero muy importantes. Inclusive contó con mucho dinero para lograrlo, pero no le interesaba. Para mí desperdició esa oportunidad”, aseguró Johnson entrevistada al teléfono por la AFP.

“Ella quería ser santa, eso lo tenía claro, esa era su gran ambición, por lo que fue siempre una persona obediente”, agregó.

En la década de los 90, la asociación del ícono de la caridad con la princesa Diana de Gales le reportó mucho reconocimiento y popularidad, pero también críticas por su defensa del sufrimiento sin luchar contra la condición de miseria y no hacer nada por revertirla.

“Es cierto. Parte de la doctrina social de la iglesia es eliminar las causas del sufrimiento, las estructuras. Ella decía que otros tenían esa tarea, su misión era la de aliviar el sufrimiento”, explicó a la AFP-TV el padre Brian Kolodiejchuk, postulador de la causa de canonización de Madre Teresa, quien la conoció de cerca.

Sus relaciones con el poder, su gestión de las donaciones recibidas, su dura y fuerte oposición al aborto, la convierten en una santa moderna, pero con su lado oscuro.

Fuente: AFP