Stefany Hernández:Siempre hay que luchar por ser la mejor versión de nosotros mismos

Fabocca

La medallista venezolana Stefany Hernández quién consiguió el tercer lugar en el ciclismo BMX femenino de los Juegos Olímpicos de Río 2016, asistió este miércoles ante el Comité Olímpico Venezolano para recibir su diploma olímpico, tras lograr el preciado metal de bronce. La oportunidad fue idónea para que Hernández compartiera un rato con el equipo periodístico de elsiglo, y conversara sobre distintos temas, como su triunfo en las olimpiadas, la búsqueda del oro en Tokio 2020 y su futuro en el BMX.

Estefany

Ya pasados varios días desde la final en Río y su llegada al país, Stefany asume su triunfo muy contenta y complacida por el recibimiento del pueblo venezolano.

“A penas llegamos a Maiquetía, salí por el avión con la bandera de Venezuela gritando ¡Venezuela te amo!… El cariño que yo tengo hacia mi país y mi bandera es inmenso. Gracias a Dios y gracias a la vida que en estos Juegos Olímpicos de Río 2016, pudimos guindarnos esta medalla de bronce, con mucho cariño, con mucho amor y con mucho esfuerzo; una prueba de que rendirse no esta permitido, que hay que trabajar por lo que soñamos; que todo el trabajo, todo lo que sueñas, todo lo que crees, puedes realizarlo”, afirmó la pedalista.

MOMENTOS INOLVIDABLES EN RÍO

Uno de los momentos más recordados por todos los venezolanos que seguimos la actuación de Stefany en Río, fue el momento cuando se cae y de inmediato se levanta para finalizar la carrera cargando la bicicleta, en la segunda carrera de la semifinales.

Tras lo ocurrido la criolla decidió regresar con mucha más garra y energía, pero sobre todo muy concentrada para así meterse en el podio olímpico.

“Para mi esta medalla de bronce es la recompensa al trabajo que se estaba haciendo durante cuatro años. Pero ese resultado no lo logré sola, conmigo trabajó todo un equipo integrado por mi entrenador, mi psicólogo, mi preparador físico, mi masajista, mi osteopata, y todos los que trabajan alrededor de mi imagen y prensa, asesor comercial, diseñadores gráficos, y muchos más. Agradezco a Dios por contar con un equipo que se encarga y que trabaja en conjunto para elevar la imagen y rendimiento”, contó.

SU COMPROMISO LUEGO DE LA MEDALLA

La guayanesa fue enfática y afirmó que seguirá trabajando para lograr sus objetivos, entre los cuales se encuentra Tokio 2020, donde espera poder regalar una medalla de oro a toda Venezuela.

“Siempre hay que luchar por se mejores cada día y sobre todo por se la mejor versión de nosotros mismos. Lo más importante es soñar y luchar por conseguir esos sueños”, destacó.

Aunque todavía no inicia su ciclo de preparación para el nuevo ciclo olímpico, Hernández prometió trabajar arduamente para cambiarle el color a esa medalla.

“Yo estoy por una beca de solidaridad olímpica desde finales del 2012, en el Centro Mundial de Ciclismo en Suiza, es una beca otorgada por el Comité Olímpico Internacional y me siento súper afortunada de contar con todo este apoyo, igual que con el apoyo del Ministerio del Deporte y de la Federación Venezolana de Ciclismo, sin ese apoyo estos resultados no hubieran sido posible”, puntualizó la medallista olímpica.

APOYO INCONDICIONAL

Además de su equipo de trabajo y el apoyo de las instituciones deportivas nacionales e internacionales, valorizó que el apoyo de su familia ha sido incondicional.

“Yo llegué a este deporte por mi familia. Cuando yo nací, mi familia estaba involucrada en el BMX y por ello ha sido mi pasión, desde mis primeros pasos quería montarme en un bicicleta y estar en un pista de bicicross y mi familia siempre ha estado allí, en las caídas para levantarme y en mis victorias para celebrar y les estoy eternamente agradecida por todo ese apoyo, por el amor incondicional, por mi madre haber estado en las grades de Río 2016, por mis hermanos siempre estar apoyándome. Mi familia ha sido uno de los soportes más importantes de mi carrera deportiva”, relató la deportista.

MEJOR QUE NUNCA

Oportuno fue conocer como se siente Stefany Hernández actualmente a nivel deportivo y competitivo.

“Yo estoy en mi mejor nivel en este momento, lo que tengo que hacer es seguir evolucionando y trabajando de la manera que lo estoy haciendo, agregando una que otra cosita en el camino a medida que se vayan dando, siempre hay algo donde hay que mejorar. Cuando comencé el ciclo para Río se hizo una planificación con mi entrenador Tomás muy ardua. Hice evoluciones progresivas, entré en el ranking mundial, alcancé el título de campeona mundial en 2015, siendo la primera mujer venezolana en el ciclismo que se gana una camisa arco iris y llegué a este 2016 con mucha hambre de victoria, y muy bien preparada y esta fue la recompensa”.

 

ANDREÍNA LEÓN | elsiglo
fotos | JAVIER TROCÓNIZ