Chavismo llama a partidarios a una contramarcha en apoyo a Maduro

Wall Street

El Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) convocó hoy al chavismo a movilizarse mañana para la toma de la céntrica avenida Bolívar de Caracas en apoyo al Gobierno venezolano, un llamado que se hace para la misma jornada en la que sus opositores marcharán para presionar un revocatorio presidencial.

marcha-1

Con está convocatoria, anunciada por el jefe de la Juventud del PSUV, el diputado chavista Héctor Rodríguez en una rueda de prensa, el oficialismo, aseguró, dará inicio a un conjunto de actividades callejeras para defender el proyecto socialista que lidera el jefe de estado venezolano.

La iniciativa surge en contraposición a la llamada “Toma de Caracas” convocada hace casi un mes por la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) que tiene como objetivo principal exigirle a las autoridades electorales que fijen el cronograma de los pasos para lograr el referendo revocatorio de Maduro, una iniciativa por la que vienen protestando desde hace varios meses.

La actividad chavista se llevará a cabo en una de las principales avenidas del municipio Libertador de Caracas, adonde a los opositores se les prohibió llegar con su movilización.

La serie de actividades oficialistas seguirán el viernes con “una gran toma de todos los semáforos del territorio nacional” y el sábado con una concentración de los jóvenes del chavismo, anunció Rodríguez.

“Solo nosotros somos capaces de resolver nuestros problemas, y no es el presidente de Estados Unidos, no es el jefe del Comando Sur el que va a decidir como los venezolanos debatimos y discutimos nuestros problemas”, dijo.

La marcha opositora recorrerá solo el este de Caracas, baluarte opositor de la capital venezolana, según anunció la plataforma MUD para descartar que los planes de la movilización incluyan los alrededores del palacio presidencial de Miraflores, en Libertador, territorio gobernado por el chavismo.

El Ejecutivo venezolano ha denunciado que los opositores pretenden atentar contra la estabilidad del gobierno y ha hecho varias detenciones, allanamientos y averiguaciones ante supuestos planes violentos puestos en marcha.

El supuesto plan “golpista” intenta, según los oficialistas, repetir las acciones del fallido golpe de Estado de 2002, que sacó brevemente del poder al antecesor de Maduro, del cual el chavismo, al igual que ahora, ha responsabilizado a Estados Unidos.

Fuente: EFE