Razones por las debes probar sexo anal, Ufff!

Wall Street

El sexo anal tiene una mala reputación. No es difícil entender por qué. Se ha considerado tabú durante siglos y, a menudo se cree que fomenta tendencias homosexuales. Pero yo soy una mujer que ama el sexo anal.

sexo-anal-sexy

Entiendo por qué las mujeres tiemblan ante la idea de que un hombre venga a su puerta trasera, y es que es un acto sexual que sólo se muestra en sitios web para adultos pero nunca en las películas románticas.

Se ha hecho creer que es doloroso y peligroso porque decenas de mujeres tuvieron una mala experiencia con él.  Siento lástima por su experiencia, pero eso es comprensible.

Aún más terribles son los artículos ridículos escritos por mujeres que dicen que el sexo anal es la degradación del sexo femenino. Leí un artículo ridículo en Vice acerca de por qué las mujeres sólo deberían tener sexo anal.

Era una tontería. “¿Rebelarte en tu contra?” “¿Un profundo deseo de degradarte?”

Ese artículo me hizo comprender que las mujeres por ahí creen que el sexo anal está diseñado para agradar a los hombres y para cumplir un deseo secreto que degrada a las mujeres. Después de artículos como esos no es de extrañar que las chicas estén renunciando a esta práctica.

Aquí mis razones principales por las que las mujeres deberían tener el sexo anal:

Control natal:

No me malinterpreten, me encantan los niños y espero tener algunos pequeños de pelo oscuro y ojos azules en un tiempo. Pero ahora no es el momento para mí.

El sexo vaginal hace bebés y el sexo anal, obviamente no. Si no quieren tener hijos en este momento, el control de la natalidad es 99% efectivo con preservativos o anticonceptivos, que con honestidad, pueden disminuir ligeramente la cantidad de placer en el sexo.

Así que la puerta de atrás cura todo eso ya que su hombre puede entrar allí con seguridad. (SIEMPRE practiquen sexo seguro).

Nuestro lado oscuro

El hecho de que tu pequeña puerta de atrás sea vista como “prohibida” y “tabú” hace que ese lado salvaje y oscuro emerja en el dormitorio.

Genera confianza

¿Cómo ayuda la confianza sexual? Seamos realistas. El sexo anal puede ser dañino si no se está lo suficientemente lubricada y relajada.

La primera vez que estuve de acuerdo en tener sexo anal fue con mi ex novio. Él se iluminó como un árbol de navidad, cuando le dije que sí y, por supuesto, yo confiaba en que no me lastimaría y por suerte, me encantó.

Ahora, con el segundo chico con el que estoy,  repetí la experiencia y él es increíble. Los hombres aman tener confianza. Les encanta oírnos decir que sí a sus deseos y poner nuestro placer en sus manos.

Así se alimenta su instinto primario de protegernos y naturalmente dominarnos. Además, la confianza es un regalo para ambas partes y crea otro nivel de intimidad, que es algo que siempre queremos las mujeres.

Te sientes poderosa

Es poderoso para hombres y mujeres. Poderoso para los hombres porque  dominan y controlan la situación. Poderoso para las mujeres porque someten sus deseos y cuerpo al otro. Y en serio, ¿qué hombre no va a volverse loco y querer más de eso?

Orgasmos intensos

Esta es mi razón favorita. Los orgasmos son un regalo para las mujeres que deberíamos amar. Tristemente, 66% de las mujeres no logran uno de ellos. Las estadísticas sugieren que sólo el 34% disfrutan la experiencia de tener un orgasmo. ¿Por qué?

¿No disfrutamos del sexo? Mujeres, el primer paso para tener un orgasmo es disfrutar del sexo y ver su lado sucio y hot. Por suerte, el sexo anal le permite al hombre manipular el punto G de la mujer desde diferentes ángulos.

Soy una mujer de negocios exitosa, con un agudo sentido de la moda y zapatos de tacón tan alto como mis normas y mi deseo sexual.

Me encanta el sexo anal. Por supuesto me tomó un tiempo, práctica y 2 hombres realmente buenos para que me encantara, pero ahora no puedo imaginar un jugueteo sexy en la cama sin un poco de acción anal.

No me malinterpreten. Si odias la práctica entonces no lo hagas. Pero creo que todas las mujeres lo deberían probar al menos una vez.

Hazlo porque es un acto que te hace sentir como una mujer que se desea y como una chica poderosa en su sexualidad. No como una mujer que se degrada y quiere ser abatida.

 

fuente: actitudfem