Localizaron muerto a hombre secuestrado en Ocumare

Wall Street

Otro cadáver fue localizado en la carretera que conduce hacia el municipio Costa de Oro del estado Aragua, en esta oportunidad en el sector “Los Coditos”, donde hallaron el día de ayer los restos de un comerciante que habían secuestrado el pasado domingo en su residencia en Ocumare.

bomberos

Se trataba de José Rafael Guerrero, conocido en el poblado costero como “El Gordo”, propietario de un bodegón.

Se pudo conocer extraoficialmente que el hombre ese día domingo, tras cerrar su negocio, se fue a una fiesta salsera que se realizaba en el club local y luego de disfrutar un rato de diversión, se fue con un amigo a su casa ubicada en la urbanización Las Ánimas. Al momento de entrar a su casa fueron abordados por un grupo de 7 u 8 delincuentes que lo obligaron a entrar en el inmueble.

Una vez dentro, sometieron a todos los que estaban en la residencia, incluida la mamá de Guerrero y su único hijo, quien reside en Choroní. Los amordazaron y procedieron a cargar con casi todos los enseres y 7 celulares. También se llevaron el equipo de vigilancia y grabación de video para que no pudieran ser identificados.

Desde ese entonces, funcionarios de la División Nacional contra Extorsión y Secuestro, Base Central en el estado Aragua, iniciaron las averiguaciones, dando con uno de los involucrados, quien aportó información sobre el lugar donde había sido arrojado el cadáver. Resultó que lo lanzaron a un barranco de más de 25 metros de profundidad.

Al hombre aparentemente le propinaron tres disparos, según los cartuchos percutidos encontrados a un costado de la carretera, y posteriormente lo empujaron hacia el precipicio.
Se requirió de las destrezas de la Unidad de Rescate de los Bomberos de Aragua y Protección Civil para sacar el cuerpo que ya estaba en avanzado estado de descomposición. Tenía la cabeza tapada con su propia franela y evidencias de fracturas debido a la caída.

Cabe destacar que la identificación fue posible por las características físicas de Guerrero, su vestimenta y un tatuaje en la pierna derecha.

De igual forma se conoció extraoficialmente que esta familia ya había pasado por una tragedia familiar similar en el mes de diciembre del 2015, cuando se llevaron al hermano menor, cuyo destino se desconoce.

Igualmente se informó en la fuente policial que desde hace una semana la familia recibía amenazas por parte de peligrosos delincuentes que aparentemente operan entre Maracay y Carabobo, y que están operando actualmente en la costa.

Tras una intensa labor de funcionarios del Cicpc, PC, GNB y Bomberos, se logró rescatar el cadáver y trasladarlo a la morgue en Caña de Azúcar.

NOHANNA MORILLO | elsiglo
fotos | RAFAEL LOZADA