Identificaron cadáveres hallados en la vía de Ocumare

Wall Street

Como César Daniel Guacara, de 22 años de edad, y José David Lizárraga, de 18 años, quedaron identificadas las dos personas que fueron localizadas muertas el pasado lunes en el kilómetro 5 de la vía hacia Ocumare de la Costa, según parientes que se acercaron el día de ayer a la morgue de Caña de Azúcar.

suceso-1

El móvil del homicidio está siendo investigado por los pesquisas de la Base de Homicidios del Cicpc que adelanta las averiguaciones del caso desde el día en que el departamento de Rescate de los Bomberos de Aragua, al mando del teniente Jonathan Cardozo, sacaron los cadáveres en avanzado estado de descomposición de un barranco.

Entre tanto, se pudo conocer que el primero de ellos, padre de una niña de 4 años, laboraba en el área de mantenimiento de un reconocido hotel ubicado cerca de residencias Los Mangos y también vendía franelas y pantalones.

El pasado viernes 12 de agosto había salido de su casa a pie, en el barrio Alayón de la ciudad de Maracay, a comprar unos aliños y no supieron más nada de él hasta la terrible noticia del hallazgo.

Una vez que hicieron el reconocimiento, amigos cercanos comentaron que lo habían visto el viernes 19 en Santa Rosa, donde un allegado le pagó la suma de 4 mil bolívares que le debía por unas prendas de vestir y pagaría con comida, pero Guacara le pidió el efectivo. Por lo que no concuerda que le den una data de muerte de 15 días aproximadamente.

Mientras que de Lizárraga se supo que residía en el barrio Lourdes y desde hacía más de 10 días había salido a trabajar en una finca con su tío en el vecino estado Carabobo, por lo que nadie notó su ausencia hasta que días después, al no tener señales de vida, comenzaron las averiguaciones y conocieron del hallazgo en la vía.

Pasaron a la morgue al reconocimiento del cuerpo y efectivamente por un tatuaje en el brazo izquierdo y la indumentaria pudieron determinar que era José David.

Su concuñado, Carlos García Garcés, aseveró que el menor de 6 hermanos no tenía antecedentes o registros policiales y no saben el motivo del homicidio, sin embargo, no descarta que se pudiera tratar de un asunto de faldas. No obstante, lamentó que la juventud venezolana se esté perdiendo en una sociedad desarticulada, llena de intolerancia y violencia.

Entre tanto, corresponde a las autoridades adelantar las averiguaciones que permitan esclarecer el complicado caso.

sucesos-2

 

NOHANNA MORILLO | elsiglo
fotos | RAFAEL LOZADA