La respuesta del ministro Reverol sobre las acusaciones de narcotráfico

Wall Street

El ministro de Interior, el general Néstor Reverol, rechazó este lunes los cargos por narcotráfico presentados contra él y otro funcionario en Estados Unidos, calificándolos como un “arma política” para desestabilizar al gobierno de Nicolás Maduro.

NESTOR-REVEROL

Las acusaciones de Washington “pretenden ser utilizadas como arma política para continuar en su afán desestabilizador y quebrar la moral de nuestros líderes”, dijo Reverol en una declaración ante la prensa, tras la cual no aceptó preguntas.

El general rechazó “categóricamente” señalamientos que consideró “infundados, malintencionados, temerarios y tendenciosamente políticos”, y agregó que violan “el debido proceso y el derecho a la defensa”.

El pasado 1 de agosto, Reverol y el actual agregado militar de Venezuela en Alemania, Edylberto Molina, fueron imputados en ausencia por la fiscalía federal del distrito este de Nueva York por presuntos pagos recibidos de narcotraficantes para ayudar a ingresar cocaína a territorio estadounidense entre 2008 y 2010. Ambos trabajaban entonces en la Oficina Nacional Antidrogas (ONA).

Al día siguiente de la acusación, el militar fue designado como ministro por el presidente Nicolás Maduro, quien afirmó que el caso respondía a intereses de la DEA y “mafias del narcotráfico estadounidense”.

La cancillería, por su parte, catalogó estas acusaciones como “terrorismo judicial y policial”.

Reverol insistió este lunes en ese planteamiento, al asegurar que la incautación de drogas en Venezuela se duplicó después de 2005, cuando los agentes de la DEA asignados en el país sudamericano fueron expulsados por orden del fallecido mandatario Hugo Chávez.

El ministro aseguró que el gobierno de Maduro mantiene “una guerra frontal” contra el tráfico de estupefacientes. Según la ONA, 10.875 personas -164 extranjeros entre ellas- fueron detenidas por las autoridades venezolanas en 2015.

Cifras de la Fiscalía indican, además, que 288 toneladas de drogas fueron destruidas en 2015.

Reverol añadió que Venezuela “no es consumidor ni productor” de narcóticos y que la mayor parte de las sustancias ilícitas que circulan en esta nación provienen de Colombia, con Estados Unidos como principal destino.

“De acuerdo a los informes de las Naciones Unidas, Venezuela es un país libre de cultivos” de estupefacientes, resaltó Reverol.

Fuente: AFP