Por esta razón orinar en la piscina está mal

Wall Street

A pesar de ser una costumbre típica en las personas, e incluso hasta el gran Michael Phelps confesó que lo hacía, orinar en la piscina no está bien. No tanto por ser un acto desagradable o que denote cierta inmadurez en las personas, sino porque efectivamente hay consecuencias negativas en contra del organismo.

orinar-en-la-piscina

Así lo reveló un video publicado por la Sociedad Química de Estados Unidos, en el que explica las razones científicas para evitar esta acción, basándose principalmente en la interacción que produce nuestro material orgánico con los productos de limpieza.

Por ejemplo, como la orina contiene urea, junto con el cloro forman tricloroamina, el cual es el responsable de ese desagradable olor que es tan característicos de las piscinas. De paso, el mismo compuesto también es el culpable de que nuestros ojos se irriten y queden rojos.

Si bien alguien puede pensar que la solución es entonces la de no utilizar productos de limpieza en la piscina (lo cual ya es bastante cuestionable), hay que recordar que el agua per se puede atraer microorganismos desagradables, por lo que es no resulta algo posible.

orinar-en-la-piscina-2

Entonces ya lo saben, lo mejor es no seguir los pasos de Michael Phelps y tomarnos un rato e ir al baño cuando tengamos la necesidad mientras estamos en la piscina.

Fuente: FayerWayer