Colombia deporta 50 ciudadanos de España, Haití y Venezuela

Wall Street

Migración Colombia informó este miércoles que deportó en las últimas 24 horas a “cerca de 50 ciudadanos” procedentes de España, Haití y Venezuela que no cumplían con los requisitos de ley para estar en el país.

COLOMBIA-deportación

Los extranjeros “fueron detectados, en su gran mayoría, en procedimientos realizados en las carreteras de los departamentos de Norte de Santander y Arauca (frontera con Venezuela), cuando se desplazaban a bordo de vehículos de servicio público hacia el interior del país”, señaló la oficina de Migración en un comunicado.

La fuente no precisó la cifra de ciudadanos por nacionalidad afectados por la deportación.

El director general de Migración Colombia, Christian Krüger, explicó que los extranjeros deben sellar su pasaporte al momento de ingresar al país.

“Colombia es un país de puertas abiertas para los ciudadanos extranjeros, siempre que estos respeten la normatividad migratoria de nuestro país”, afirmó el funcionario, citado en el comunicado.

Krüger indicó que los venezolanos que ingresen con la Tarjeta Migratoria de Tránsito Fronterizo, documento habilitado por las autoridades de ambos países desde la reapertura de la frontera común, el pasado 13 agosto, solo podrán movilizarse en la zona limítrofe.

“Les recuerdo que esta es simplemente para moverse en zona de frontera y tiene un tránsito limitado, por eso si van a ingresar al interior del país lo mejor es sellar su pasaporte en el puesto de control migratorio por el que ingresaron y así evitarse sanciones”, añadió.

Fuentes de Migración explicaron a Efe que este despacho realiza diariamente operativos de control.

Las autoridades colombianas han redoblado los controles para evitar el ingreso de inmigrantes irregulares, después de que decenas de cubanos quedaran represados en la localidad de Turbo (noroeste) en su tránsito hacia Estados Unidos a raíz del cierre de las fronteras ordenado en mayo pasado por Panamá.

Los extranjeros, que permanecían hacinados en una bodega, se acogieron finalmente a un proceso de deportación voluntaria.

Fuente: EFE