Trucos para una estupenda estimulación de clítoris

Wall Street

El clítoris ha sido el gran olvidado del cuerpo femenino a lo largo de la historia. Afortunadamente ahora se tiene un mayor conocimiento sobre la anatomía femenina y sobre las funciones de cada uno de los órganos del cuerpo de la mujer. En este caso, la función del clítoris es clara y concisa: proporcionar placer.

CADERAS-SEXY

Se trata de un órgano eréctil ubicado encima de la uretra y en el punto en el que se unen los labios menores. Sólo una parte el clítoris es visible, se trata del glande, que se encuentra recubierto en parte por el capuchón y los labios menores. La mayoría de los hombres, e incluso muchas mujeres, piensan que el clítoris es únicamente esta parte visible, pero lo cierto es que el glande es sólo una décima parte del órgano completo.

El glande es la parte visible del clítoris y multiplica hasta 10 veces su tamaño en erección. Se trata de una zona extremadamente sensible a la estimulación directa. Al glande le sigue el cuerpo o tronco del clítoris, ya oculto bajo la piel. El tronco se divide en dos brazos que constituyen la raíz, ubicada en los laterales de la vagina.

Sus más de 8.000 terminaciones nerviosas lo convierten en el órgano más sensible del cuerpo femenino. No es de extrañar pues, que su orgasmo dure más que el del pene. Su estimulación ha sido considerada tabú durante siglos y en múltiples culturas, ahora en cambio, se le confieren incluso propiedades beneficiosas para la salud. Diversos estudios apuntan que la masturbación femenina proporciona una vida sexual más larga. Aquí te presentamos distintas formas de estimular el clítoris tanto sola como en pareja. Eso sí, debes tener cuidado porque se trata de una zona extremadamente sensible, lo mejor es hacerlo de forma indirecta para evitar molestias y dolor.

Estimulación individual del clítoris

El clítoris tiene como única función proporcionar placer, estimularlo para ello corre de tu cuenta. La principal ventaja de la masturbación femenina es que te permite llegar al orgasmo sin necesitar una pareja. Si optas por la estimulación del clítoris en solitario, tus manos y los juguetes sexuales serán tus grandes aliados.

En el caso de la estimulación manual es importante que el proceso no se inicie directamente en el clítoris, es mejor esperar a que el nivel de excitación sea más elevado. Lo idóneo es comenzar por la zona que rodea al glande, ya que las terminaciones nerviosas se extienden por esa área. La velocidad y la presión en los movimientos son importantes, pero variarán según cada mujer. Los movimientos circulares en la parte superior y alternar masajes en la zona con suaves golpecitos puede facilitar el proceso. El clítoris aumentará su tamaño cuando el orgasmo esté cerca.

Otra vía de estimulación del clítoris es intentar acceder a las raíces profundas del clítoris introduciendo uno o dos dedos en el interior de la vagina. Si además se coloca el pulgar sobre el glande del clítoris y se masajea, se combinará la estimulación del clítoris y la vaginal, de forma que se duplicará el placer.

Por otra parte, si eres más atrevida puedes probar con la multitud de juguetes sexuales y vibradores existentes en el mercado para estimular el clítoris. El abanico de posibilidades abarca desde los más tradicionales hasta los innovadores que estimulan clítoris y vagina al mismo tiempo. Si lo que buscas es discreción, los hay de todo tipo: desde los que simulan ser un patito de goma hasta los que tienen la apariencia de una brocha de colorete.

 Estimulación del clítoris en pareja

Tanto la estimulación manual como los juguetes son técnicas que se pueden realizar tanto de forma individual como en pareja. La estimulación del clítoris en compañía se completa con el sexo oral y con la penetración.

La mayoría de estudios y encuestan sobre el tema apuntan a la estimulación con la lengua como la más placentera y la que mejores resultados obtiene. La textura húmeda de la lengua junto a su capacidad de realizar rápidos movimientos parece estar detrás de esta afirmación. Durante el cunnilingus, una de las técnicas de mayor estimulación del clítoris es la succión del glande con los labios mientras se le dan suaves golpes con la lengua.

Por último, determinadas posiciones sexuales favorecen la estimulación del clítoris o permiten su estimulación manual durante la penetración. Se encuentran en este grupo las posturas en las que el hombre se sitúa detrás de la mujer. Destacan las conocidas como el ‘perrito’ -con la mujer a cuatro patas y el hombre de rodillas- o la de la cuchara -en la que el hombre se sitúa detrás de la mujer-. La posición en que la mujer se sitúa a horcajadas sobre el hombre facilita que tanto ella como él puedan estimular el clítoris de forma manual durante la penetración.

El roce o frote del pubis facilitará también la estimulación del clítoris, que debe mantenerse lubricado durante el proceso. Pero no sólo la posición elegida es importante, el hombre debe estar atento a las señales que le mandará su pareja. La mujer le indicará con los movimientos de su cuerpo si es necesaria más velocidad o presión.

 

fuente: confirmado