Secuestran a 12 personas en pleno centro turístico de Puerto Vallarta

Wall Street

Fueron llevadas a la fuerza de un restaurantes ubicado en la calle principal de Puerto Vallarta, rodeado de lujosos hoteles repletos de turistas. Se trataría de una lucha entre grupos criminales, afirmó el fiscal.

La leche Puerto Vallarta

El centro turístico mexicano de Puerto Vallarta, un famoso destino de cruceros en el estado de Jalisco, oeste de México, se vio sacudido por el secuestro de entre 10 y 12 personas de un restaurante del centro de la ciudad, resultado al parecer de una lucha entre grupos criminales.

El fiscal general del estado de Jalisco, Eduardo Almaguer, quien se desplazó al lugar de los hechos desde la capital estatal, Guadalajara, indicó que el secuestro se produjo en el restaurante La Leche, ubicado en la Avenida Francisco Medina Asencio, la principal de Puerto Vallarta, que está rodeado por hoteles de cadenas trasnacionales y a espaldas de la playa de este destino turístico de gran popularidad entre mexicanos y extranjeros.

“Por los indicios encontrados en los vehículos pertenecientes a estas personas se ha podido establecer la presunción clara de que pertenecen a un grupo delictivo“, afirmó el fiscal sobre las víctimas, pero se abstuvo de revelar el nombre de la organización criminal. Aseguró que la Fiscalía estatal tiene indicios “muy claros” de que el ataque fue realizado por miembros de un grupo armado antagónico, al que tampoco identificó.

“Quienes actuaron, presumimos con la información que tenemos, pertenecen a un grupo delictivo que actúa contra integrantes de otro grupo delictivo que ubicaron aquí en Puerto Vallarta”, afirmó.

En el estacionamiento del restaurante fueron hallados cinco vehículos lujosos abandonados, presuntamente de las víctimas, quienes fueron sacadas del lugar por cinco sujetos armados en dos camionetas.

Almaguer señaló que las víctimas son originarias de los estados de Sinaloa, Nayarit y Jalisco y entre ellas se encuentra un hombre “que pudo ser” escolta de Emilio González Márquez, ex gobernador de Jalisco.

La Fiscalía estatal lleva a cabo un operativo por tierra y aire con el apoyo de la instituciones de seguridad federales y municipales para dar con los secuestrados.

Por su parte, el gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, anunció el reforzamiento de la seguridad en Puerto Vallarta y prometió hallar a los secuestrados, así como capturar a los responsables. “No permitiremos que nos roben la tranquilidad. Cualquier información relacionada con estos hechos, denúncienla”, pidió el político del oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI) a través de la red social Twitter.

Jalisco ha sido durante décadas foco de actividad del crimen organizado. En la actualidad es el centro de operaciones del cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), que surgió en 2010 como una célula del cartel de Sinaloa y tiene presencia en al menos siete estados más y en la Ciudad de México.

El CJNG ha realizado numerosos ataques contra las fuerzas federales, como una emboscada del 19 de marzo del año pasado en la que murieron cinco miembros de la Policía Federal y dos civiles en el municipio de Ocotlán. Ese ataque marcó el inicio de una escalada de violencia atribuida a esa agrupación delictiva.

El Gobierno federal puso en marcha desde el 1 de mayo de 2015 un amplio despliegue de soldados y policías en Jalisco para detener a los líderes del grupo, encabezado por Nemesio Oseguera Cervantes “el Mencho”, considerado uno de los criminales más peligrosos del país.

En respuesta a esta acción, presuntos miembros del CJNG derribaron un helicóptero castrense ese mismo día, un ataque en que murieron nueve militares.

Este grupo criminal se disputa Jalisco con el cartel La Resistencia, vinculado con los Zetas. De hecho, en un principio los miembros del CJNG se hacían llamar “los Matazetas”.

A su vez, los Zetas es un grupo integrado por desertores del Ejército en 1999 que surgió como brazo armado del cartel del Golfo, del que se separaron en 2010. Desde entonces han protagonizado algunos de los episodios de violencia más cruentos del país, entre ellos la matanza de 72 inmigrantes, la mayoría centroamericanos, ocurrida en agosto de 2010 en el municipio de San Fernando, estado nororiental de Tamaulipas.

Fuente: EFE