Madonna celebra sus 58 años en Cuba

Wall Street

Madonna ha visitado la isla de Cuba junto a Lourdes León, fruto de su matrimonio con el bailarín cubano Carlos León.

Madonna

La cantante estadounidense Madonna causó sensación en su llegada a La Habana, en una visita privada durante la cual celebrará su 58 cumpleaños.

Madonna se aloja en el céntrico hotel Saratoga, el mismo que eligió durante su estancia en la isla en 2013 la artista Beyoncé, una de las pocas celebridades estadounidenses que visitó la otrora prohibida Cuba antes del deshielo de las relaciones con Estados Unidos anunciado en diciembre del 2014.

Varios centenares de personas aguardaron la llegada de la “ambición rubia”, quien viaja acompañada de un grupo de familiares y amigos entre los que se encuentran su hija Lourdes León, fruto de su matrimonio con el preparador físico cubano Carlos León, el fotógrafo Steven Klein y el bailarín y modelo Loic Mabanza.

Madonna y Carlos León, padre de Lourdes.
Madonna y Carlos León, padre de Lourdes.

Sin embargo, la multitud acabó disipándose ya que la diva esquivó al público y prensa congregados ante la puerta principal del hotel, y se perdió por las calles de La Habana.

El desembarco de la cantante en Cuba estuvo precedido de un gran revuelo en las redes sociales, que anticiparon los movimientos de la estadounidense y en las que incluso se difundió una fotografía supuestamente tomada a bordo del avión en el que viajaba Madonna. La artista celebró en su cuenta de Instagram su llegada a la isla con una fotografía que titulaba como “Cuba Libre”.

Madonna-post

El hotel Saratoga, en el que se alojan Madonna y su comitiva, es un edificio de 1933 situado en el céntrico Paseo del Prado de la capital cubana, y uno de los alojamientos más emblemáticos de La Habana.

Desde que se inició el acercamiento entre Cuba y EE.UU, la mayor de las Antillas se ha convertido en el destino de moda para numerosas celebridades, entre ellas Leonardo Di Caprio, Beyoncé, Jay-Z y Katy Perry. El país también ha sido escenario de acontecimientos impensables durante décadas, como el concierto de los Rolling Stones en marzo pasado o el desfile de la casa francesa Chanel en mayo.

Fuente: EFE