Graves inundaciones dejan 6 muertos y 10.000 refugiados en esta ciudad de EEUU

Wall Street

Las inundaciones históricas que asuelan desde el pasado viernes Luisiana (sur de EEUU) han dejado 6 muertos y a más de 10.000 personas en refugios, mientras continúan este lunes  las tareas de rescate y el estado de emergencia.

 

INUNDACIONES EN LUISIANA EEUU

 

INUNDACIONES EN LUISIANA (EEUU)

 

Las lluvias torrenciales del fin de semana obligaron a declarar como zonas de desastre Tangipahoa, St. Helena, East Baton Rouge y Livinstong, cuatro parroquias (distritos) del estado de Luisiana, que tiene esta división territorial equivalente a los condados del resto del país.

El balance de muertos se mantiene en los seis confirmados el domingo, entre ellos una abuela que murió salvando a su nieto cuando ambos trataban de escapar de su vehículo inundado.

En los últimos tres días, 20.000 personas han sido rescatadas de sus casas y vehículos y más de 10.000 están en refugios, en su mayoría situados en el área de Baton Rouge, la capital del estado.

Ahora es Nueva Orleans la que tiende la mano a la capital estatal, como recoge hoy en un cariñoso editorial el diario local The Times-Picayune.

Algunas de las personas que abandonaron Nueva Orleans y empezaron una nueva vida en Baton Rouge tras el Katrina están ahora reviviendo esa pesadilla alojadas en refugios y temiendo haberse quedado, de nuevo, sin hogar.

Más de 2.700 viviendas están inundadas, la mayoría en Baton Rouge y Livinsgton, y se prevé que ese número aumente en las próximas horas porque, aunque las lluvias amainaron el domingo, la crecida del agua sigue siendo peligrosa en buena parte del estado, según la última información del gobierno estatal.

De las 11.000 personas registradas en la página web “disasterasistance.gov” para recibir ayuda federal tras un desastre, 8.000 de ellas proceden de las parroquias afectadas por las inundaciones.

Los residentes de las parroquias declaradas como zona de desastre pueden pedir ayuda federal de hasta 32.000 dólares para rehabilitar sus hogares, aunque no tengan seguro de inundaciones.

Fuente: . EFE