Murió sexagenaria secuestrada dentro de su casa

Wall Street

Ni con toda la protección con la que contaba su residencia le sirvió a la señora Ana Josefina Solórzano, de 66 años, para salvarse del hampa, pues alrededor de cuatros delincuentes lograron penetrar en el inmueble marcado con el número 56 de la calle Colombia del barrio 23 de Enero, de la ciudad de Maracay, donde fue localizada muerta la sexagenaria en la parte trasera de la vivienda maniatada y amordazada.

Asesinan a sexagenaria

No hubo señales de violencia en el inmueble que estaba totalmente enrejado en los pocos espacios abiertos que tenía, por lo que allegados presumen que los hampones  sometieran a la sexagenaria cuando salió a regar las matas y limpiar el frente como lo hacía de costumbre.

Una vez dentro, sometieron a un inquilino y a la humilde profesora, atándoles las manos, los pies y colocándoles mordazas en la boca. Fueron largos minutos de terror los que vivieron estando secuestrados dentro de su propia residencia, mientras los malvivientes revisaban gavetas y cargaban con lo que podían.

Ya una vez que comenzaba a salir el sol, los antisociales decidieron emprender la huida dejando a los rehenes atados, pero al parecer el impacto fue tanto que la dama en cuestión quedó como desmayada y murió. Mientras que como pudo el inquilino se zafó y pidió ayuda.

Pero lamentablemente Ana Solórzano ya había fallecido. Autoridades del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalística se trasladaron al sitio y procedieron a sacar el cadáver de la mujer para su traslado a la morgue en Caña de Azúcar, donde le practicarían la respectiva autopsia de ley. No se descarta que la causa de muerte fuera asfixia mecánica o un ataque al corazón.

Solórzano vivía sola con una hermana de la tercera edad en condición de discapacidad y aparentemente algunos inquilinos. También se pudo conocer que era tía del dirigente político Luis Carlos Solórzano, de Aragua en Red, quien también fue en una oportunidad candidato a gobernador.

Entre tanto, el sobreviviente tuvo que rendir las declaraciones pertinentes para iniciar las averiguaciones del caso y dar con el paradero de los antisociales, ya que aparentemente tienen en jaque a la comunidad, pues los robos son cada día más constantes.

NOHANNA MORILLO| el siglo
Foto| LUIS TORRES