Nueva denuncia contra el juez Mazzei Rodríguez

Wall Street

Se trata de un hombre de la tercera edad, quien durante varios años ha reclamado la titularidad de los terrenos que conformaban el estacionamiento del diario “elsiglo”, quien procedió ayer a introducir ante la Inspectoría de Tribunales, una denuncia por irregularidades jurídicas, violaciones al debido proceso y agresiones físicas, ocurridas durante el procedimiento judicial del día 27 de julio ordenado por el juez Mazzei Rodríguez.

Mazzei Rodríguez

Erich Joan Jáuregui Hernández, asesor legal del denunciante, informó que su representado introdujo la denuncia a título personal, consistente en señalar ante el tribunal cuarto de primera instancia mercantil, civil y tránsito, a cargo de Mazzei Rodríguez, que consiste en precisar tres irregularidades que viciaron completamente el proceso judicial en el que resultó afectado como tercero en un juicio por la titularidad.

En primer lugar, Jáuregui explicó que el juez Mazzei Rodríguez ignoró olímpicamente una decisión del Tribunal Supremo de Justicia mediante la cual el máximo tribunal del país favoreció a su representado, quien incluso tiene en los terrenos desalojados bienes personales que fueron secuestrados bajo el amparo del juez.

Además de definir el procedimiento como “completamente ilegal, fuera del marco jurídico”, Jáuregui agregó que la denuncia contra Mazzei detalla la violación a los derechos de su representado, en condición de tercero perjudicado por una decisión de un juez que arbitrariamente y fuera de contexto creó condiciones viciadas para la ejecución del desalojo.

Igualmente la denuncia presentada ante la Inspectoría de Tribunales con relación a la actuación del tribunal cuarto de primera instancia mercantil, civil y de tránsito del estado Aragua, recabó las agresiones sufridas por esta persona de la tercera edad, quien fue objeto de agresiones físicas durante el desalojo, al igual que varios trabajadores del diario “elsiglo”, especialmente dos mujeres.

A grosos modo, resumió Jáuregui, lo que se busca es que las instancias de supervisión de los procesos judiciales en el estado le metan la lupa a este caso; que investiguen y apliquen sanciones disciplinarias correspondientes por cuanto dicho juez actuó de manera arbitraria y con abuso de poder con el fin de perjudicar y arrebatar a una persona sus derechos de poseedor.

Recordando los detalles del procedimiento ordenado por el juez Mazzei Rodríguez, el abogado Erich Joan Jáuregui se mostró asombrado de lo que ese día sucedió, cuando de forma irregular se constituyó el tribunal en ausencia del juez y de un alguacil; “tan solo estaba una secretaria de juzgado, que de pasó agredió a los trabajadores del periódico. Descaradamente esta funcionaria no tuvo reparos en agredir a terceros que nada tenían que ver con el desalojo. Increíblemente, a pesar de ser una funcionaria del Estado, no tuvo capacidad de entender que se encontraba en un medio de comunicación”.

Sobre las expectativas que su representado tiene de las denuncias, Jáuregui se mostró esperanzado de que el sistema judicial funcione y se haga justicia en el caso de su representado, con base en una decisión judicial previa al desalojo viciado, emitida nada más y nada menos que por el tribunal Supremo de Justicia.

El juez Mazzei Rodríguez “se extralimitó; no le importó la sentencia del TSJ”, denunció Jáuregui, lo que sustenta sus denuncias contra el juez Mazzei Rodríguez, quien desfavoreció a una persona de la tercera edad con el solo oscuro objetivo de favorecer a alguien de su predilección, en violación de su juramento ante la República de impartir justicia con equidad, ponderación y nobleza.

Esta denuncia se suma a la larga lista de irregularidades vinculadas al juez Mazzei Rodríguez, quien en el caso del desalojo del estacionamiento utilizado por esta casa editorial puso de manifiesto uno de los principales rasgos de sus decisiones: favorecer a personas adineradas. Cabe destacar que en el caso de los terrenos aledaños al edificio azul, el proceder del juez favoreció a personas de reconocida riqueza, magnates de las areneras de los negocios inmobiliarios.

Se espera que de un momento a otro se produzca la intervención o la inspección de este tribunal que se ha convertido en la mancha en el sistema judicial del estado Aragua, con denuncias a granel y comentarios “a vox populi” sobre los vicios que caracterizan sus decisiones imparciales.

elsiglo