Argentina levantó definitivamente su control cambiario

Wall Street

El levantamiento de un control cambiario aplicado por un tiempo prolongado no es tarea fácil. En el caso argentino, este objetivo se consiguió por completo hace apenas unas horas, según información que fue confirmada por el Banco Central de la nación austral.

Argentina_bandera1

Desde la llegada de Mauricio Macri a la presidencia de Argentina, la remoción del llamado “cepo cambiario” fue uno de sus objetivos principales. Si bien se sabía que esta meta no se podría lograr de la noche a la mañana, se fue dando de forma concertada con el sector privado, rescatando la confianza tras el evento electoral de forma progresiva y a través de negociaciones que permitieron contar con colchones de dinero para la estabilización de las políticas cambiarias.

Hoy en día el dólar se cotiza a 14,75 pesos argentinos aproximadamente, lo que representa una devaluación superior al 50% desde lo que marcaba el denominado “dólar blue” a finales del año pasado, pero a cuyo costo se espera haber cerrado el capítulo de los efectos distorsionantes provocados por el “cepo”.

De acuerdo con una comunicación oficial difundida por el Banco Central de la República Argentina, el último paso en el levantamiento del control consistió en eliminar “la obligación de justificar con documentación cada operación de cambio”.

“A partir de ahora toda transacción cambiaria en bancos y casas de cambio se procesará automáticamente”, se indica en el texto, a través del cual también se derogan los topes mensuales que existían sobre las operaciones de adquisición de moneda extranjera.

“Con estas simplificaciones desaparecerán los motivos para canalizar operaciones cambiarias por vías alternativas al mercado único y libre de cambios”, resalta igualmente el comunicado.

Este proceso puede constituir un ejemplo para Venezuela en la ruta hacia la indispensable unificación cambiaria, pese a haber acumulado este año una subida de más de 212% en el precio oficial del dólar Simadi, sin que estén claras las perspectivas de lo que ocurrirá con respecto a las políticas de este ámbito.

Cabe destacar que el control de cambio en Venezuela lleva más de 13 años en funcionamiento sin que se hayan cumplido las premisas que motivaron su aplicación inicial.

En primer lugar, el control fue establecido como una medida para proteger las reservas internacionales, que hoy marcan niveles mínimos de las últimas dos décadas con un total de 12.289 millones de dólares.

De igual manera, el control cambiario no ha servido como mecanismo de anclaje para los precios, y hoy Venezuela exhibe la inflación más larga del mundo, con proyección a cerrar este año con aumentos de precios hasta por encima de 700%,

Finalmente, el control ha sido un potente incentivo para la corrupción a través del arbitraje entre los distintos tipos de cambi0o, todo lo cual lleva a pensar que es necesario revisar esta política para llevar a cabo su levantamiento.

Fuente: Banca y Negocios