Jessica López cumplió el sueño

Fabocca

Clasificar a las finales de la gimnasia olímpica es uno de los desafíos más difíciles de conseguir, por el grado de dificultad y la exigencia técnica que se requiere.

JESSICA-LÓPEZ

Jessica López, la eterna ¨campanita¨ de la gimnasia artística venezolana nunca había pasado de la ronda eliminatoria en Beijing y Londres, pero en Río se convirtió en apenas la segunda atleta venezolana de su especialidad, la única fémina en hacerlo en la historia de los Juegos y la primera en esta delegación 2016 en asegurar ya un diploma olímpico.

JESSICA ES UN MONUMENTO A LA CONSTANCIA Y SACRIFICIO

JESSICA-LÓPEZ-1

Durante tres ciclos olímpicos, ha superado las lesiones en el tobillo, y ha ratificado su jerarquía internacional en todos los escenarios, conquistado 25 medallas, nueve de ellas dorada. A su brillante currículo solo le faltaba adornarlo con una final olímpica.

Y en Río, donde venia de ganar una Copa del Mundo en Barras, su aparato favorito, no sólo tendrá una, sino dos finales el próximo jueves en el all around y barras.

ESTÁ ENTRE LAS 20 MEJORES

El más flaco desempeño lo mostró en la colchoneta en la que cometió un error técnico en su ejercicio final que le restó un punto y la relegó al puesto 63 con un 13.733, pero compensó con el puesto 30 en barras asimétricas, con una rutina sin excesos que le valió el peldaño 30 (13.933), para dejarlo todo en el potro (13, 14.933), y asegurar la clasificación con toda su limpieza de movimientos en las barras, donde fue séptima con con 15.333, para redondear un total de 56.932 puntos que la metió en la final de todos los aparatos como la número 14 de las 62 participantes.

Fuente: Líder en Deportes