DESACUERDO DE ELLOS, ACUERDO DE TODOS

Diversos eventos recientes muestran claramente que no solo no existe unidad de mando en el gobierno, sino que los distintos factores de poder tienen visiones contrapuestas y que cada día que pasa tienen menos capacidad de generar confianza para que el país pueda progresar, de la mano de los factores productivos del país, de inversionistas venezolanos y extranjeros y de los millones de venezolanos que anhelan esperanza y paz.

julio-Borges

Esta ronda de desaciertos comenzó con los astronómicos aumentos en los servicios de banda ancha anunciados por Cantv, de hasta 900%. A los pocos días, las otras operadoras de telecomunicaciones siguieron el ejemplo, presionadas por una inflación galopante y fuera de control y por la necesidad de generar recursos para invertir en un sector que requiere una renovación periódica de tecnología y equipos, si queremos que Venezuela cuente con servicios modernos, rápidos y eficientes.

En el ámbito petrolero, Eulogio del Pino, presidente de Pdvsa, declaró en varios eventos públicos que las expropiaciones decretadas por el presidente Chávez en 2009 habían sido un error y que era hora de devolverla a aquellos que tuviesen el interés y la disposición de retomar sus actividades en el Sur del Lago. Todo en el marco de un esfuerzo por “generar confianza” y atraer dinero fresco necesitado desesperadamente por el estado venezolano. El mismo Del Pino habló de operaciones financieras en curso para aliviar la deuda de Pdvsa.

A los pocos días de esos anuncios, aparecen los primeros signos de tormenta. Diosdado Cabello declara que no se devolverá ninguna empresa expropiada, a pesar de que ni una sola produce ni siquiera una fracción de lo que generaba previamente.

Esta semana, Maduro le cortó la cabeza a Pérez Abad, mandó a parar los aumentos -sin mencionar a Cantv- y dirigió su retórica primitiva hacia las operadoras de telecomunicaciones, amenazando con “comprarlas” si sienten que no pueden operar en Venezuela.

¿Cuál será el siguiente botado en el gabinete? ¿Del Pino? Mientras tanto, la gritería y la estridencia espantan la inversión y derrumban todavía más la confianza en Venezuela.

Ese es el desacuerdo de ellos, pero el acuerdo de todos los venezolanos, es el Referendo Revocatorio este año para avanzar en la superación de la peor crisis de toda la historia venezolana. La Señora Lucena y las demás rectoras del gobierno tienen que cumplir con la Constitución de la República. No solamente tienen que fijar la fecha para la firma, tienen que fijar y mostrarle al país el cronograma completo, reglas claras para evitar un desastre social en Venezuela

Si antes del 1 de septiembre los venezolanos no tenemos la fecha de la recolección del 20% de las huellas digitales, que por derecho nos corresponde, todos los venezolanos vamos a tomar Caracas para demostrarle a las rectoras del CNE que Venezuela está decida a lograr un cambio de modelo y de Gobierno. Los venezolanos tenemos derechos a decidir en las urnas electorales nuestro futuro, y no dejaremos que una cúpula corrupta nos siga truncando el progreso y el porvenir

Este es un Gobierno que se quedó solo, porque el 80% de los venezolanos quiere cambio. Lo único que le queda a Maduro es la fuerza y el engaño, por eso les pido confianza y organización. Juntos lograremos el referendo revocatorio este año.

Por Julio Borges

borgesjulio2015@gmail.com