Datos que quizás no sabías de Nagasaki

Wall Street

Se habla mucho sobre la bomba atómica lanzada sobre la ciudad japonesa de Hiroshima, pero el 9 de agosto de 1945 el blanco de la segunda bomba atómica fue la ciudad de Nagasaki. El hecho de que fuera la segunda ciudad la ha apartado un poco de la conciencia colectiva, pero no por ello es menos aterrador los que sufrieron sus ciudadanos.

Nagasaki-1

Para recordar este cruel ataque que marcó la historia del mundo, estas son algunas curiosidades sobre la caída de la bomba atómica en la ciudad de Nagasaki.

El bombardero estadounidense “Bockscar” buscaba astilleros, en cambio encontró la fábrica de armas Mitsubishi. Sobre este objetivo dejó caer la bomba atómica Fat Man.

Inicialmente el blanco era Niigata, pero las malas condiciones del clima obligaron a cambiarla Kokura, donde las condiciones de niebla también impidieron el ataque. Finalmente se decidió que el último blanco alternativo era Nagasaki.

Nagasaki-2

El Bockscar solo tenía combustible para una sola pasada. Al llegar el avión encontró un techo cerrado por las nubes de Nagasaki, finalmente la dejo caer a un costado del valle de Urakami.

A las 11:02 hora locales (02.02 GMT), la bomba estalló en la ciudad.

75.000 de los 240.000 habitantes de Nagasaki murieron instantáneamente, seguidos por la muerte de una suma casi igual por enfermedades y heridas. Se estima que la suma total de muertos fue de casi 140.000.

Aunque la zona era montañosa y se pensaba que el valle delimitaría los efectos de las ondas expansivas, la destrucción, el caos y el horror fue como en Hiroshima.

Tras la guerra la ciudad fue reconstruida, aunque ampliamente modificada. Se construyeron nuevos templos e iglesias, ya que la presencia budista nunca desapareció e incluso ganó una gran adhesión durante la guerra.

Nagasaki-3-homenaje
Homenaje de los habitantes y autoridades de Nagasaki

Algunos de los escombros fueron dejados intactos en memoria y se levantaron nuevas edificaciones con el mismo objetivo, como el museo de la bomba atómica.
Nagasaki es aún una ciudad portuaria con una rica industria naval y es además un fuerte ejemplo de perseverancia y paz.

John Coster-Muller, un camionero de Estados Unidos logró reconstruir las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki. Durante años su afición a la ciencia de estas armas destructivas y con poca educación universitaria logró recrear las replicas más exactas del Fat Man y Little Boy.

Video Cortesía YouTube

Fuente: TARINGA