Asesinaron a un 1er teniente del Cuartel Mariano Montilla

Wall Street

En la parada de autobuses, ubicada en la pasarela de la avenida Maracay, diagonal a un conocido restaurante de la zona, dos sujetos de 17 y 18 años, aproximadamente, asesinaron a un 1er teniente del Ejército.

pasarela

Los hechos ocurrieron a las 5:30 de la mañana de este martes, cuando Jorge Enrique Ibarra Maucco, de 35 años de edad y domiciliado en La Victoria del municipio Ribas, junto a su esposa, se bajó de la unidad de transporte público y se detuvo en ese punto de la ciudad, donde tomaría una segunda camioneta que lo llevaría al Hospital Militar de Maracay.

En ese centro asistencial se trataría de una lesión que estaba presentado en los últimos días. Mientras esperaba la unidad, dos jóvenes portando armas de fuego, tipo revólveres cromados, se presentaron al lugar de manera sospechosa.

La esposa advirtió a su compañero de la presencia de los presuntos maleantes y al dar la cara, recibió un tiro en el pecho. Los malvivientes querían llevarse el bolso, donde cargaba sus cosas personales.

Ibarra Maucco, quien estaba adscrito al Cuartel Mariano Montilla, en la Ciudad de La Juventud, cayó sobre un charco de sangre e inmediatamente la esposa, identificada como Francia de Ibarra, comenzó a pedir ayuda de manera desesperada a los transeúntes, pero nadie se detuvo a socorrer al herido.

Poco después se acercó una patrulla de la PA y otra de la PNB, y entre sollozos, la ciudadana se identificó, señalando que se trataba de un 1er teniente. Qué por favor lo trasladaran al Hospital Militar, pero los funcionarios no quisieron hacerlo.

Manifestó la denunciante que su esposo murió por falta de atención médica y los funcionarios se comportaron de manera inhumana. “Jamás pensé que mi compañero, quien le sirvió a la patria bolivariana, fallecería en tales circunstancias”.

A través de los medios de comunicación social, imploró a los investigadores de homicidios del Cicpc que la muerte de su esposo no fuese a quedar impune.

Al lugar se presentaron funcionarios del Cicpc, al mando del comisario Yemar Arreaza, iniciando las averiguaciones de rigor y colectando muestras para ser analizadas en los laboratorios de la institución. Los mejores hombres están abocados al asunto.

 

LUIS ANTONIO QUINTERO | elsiglo

fotos | JOSÉ LUIS VALERA