Los riesgos de usar aire acondicionado que no conocías

Wall Street

El aire acondicionado puede ser indispensable para soportar temperaturas elevadas, pero puede derivar en faringitis, procesos bronquiales y otras enfermedades en personas vulnerables.

Aire acondicionado

Estos son algunos de los riesgos que implica usar el aire acondicionado con frecuencia.

1. Mantenimiento y limpieza

“Los riesgos del aire acondicionado siempre van a depender de que esté bien colocado y mantenido”, dijo a BBC Mundo la Dra. Carmen Diego, neumóloga y coordinadora del área EROM, Enfermedades Respiratorias de Origen Ocupacional y Medioambiental de SEPAR, la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica.

Es esencial que los sistemas de aire acondicionado sean revisados y limpiados en forma periódica.

“El problema cuando una sistema no está debidamente mantenido es que puede acumular gérmenes u otro tipo de sustancias orgánicas y eso sí puede ser nocivo para la salud”, dijo Diego.

Esos gérmenes pueden causar problemas especialmente en personas vulnerables que padecen, por ejemplo, asma o EPOC, Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica. Pero los sistemas no mantenidos adecuadamente pueden crear riesgos aún mayores.

“No debemos olvidar que la neumonía por legionela se descubrió precisamente por el circuito de aire acondicionado en una convención de veteranos llamada Legión Americana en un hotel de Estados Unidos”, recordó la médica española.

La legionelosis o legionela o es una neumonía que se contrae por respirar vapor de agua que contiene esa bacteria y que puede provenir de bañeras o duchas calientes o de grandes unidades de refrigeración.

2. Los riesgos del aire frío

El aire frío puede causar problemas en personas susceptibles.

“Puede haber molestias orofaríngeas por el propio mecanismo irritante que tiene el are frío. Y aunque esto ocasiona molestias no es peligroso. Pero hay gente más sensible que otra”, explicó Diego.

¿Puede el aire frío ocasionar problemas a la garganta?

“Habitualmente esas faringitis suelen ser por irritación. Es simplemente por el efecto de irritación sobre las vías aéreas que tiene el aire frío. Es un factor físico que produce una inflamación a nivel de vias aéreas superiores, la faringe olaringe o incluso a nivel de bronquios”, señaló la especialista.

“Incluso en neumología se utiliza la inhalación de aire frío para pruebas de provocación en asma, es un agente físico que en determinadas personas predispuestas puede ocasionar una inflamación de la via aérea”.

“Es una agresión física, pero tiene que haber una predisposición individual. No todo el mundo se encuentra mal.”

Teóricamente el aire se va calentando cuando entra a las fosas nasales, para que tenga una temperatura adecuada que es habitualmente la temperatura corporal cuando llega a los bronquios. El problema es cuando el aire es excesivamente frío y no da tiempo a que el aire se caliente.

¿Sirve de algo colocarse una mascarilla o bufanda sobre la nariz?

“No puedo aconsejar eso como médico porque no sé si es una medida muy efectiva y desde luego no está contratastada científicamente”, señaló Diego.

3. Temperatura y humedad

También hay temperaturas y niveles de humedad ideales, que varían según la estación del año.

“En verano será un poquito más alta, entre 22 y 24 grados”, ya que por debajo puede ocasionar molestias, dijo la médica española.

La humedad del aire recomendada por algunos especialistas es de entre 35 y 60%.

El aire acondicionado también puede causar resequedad de las mucosas nasales y esto puede ocasionar molestias, por lo que suele recomendarse hidratar el cuerpo tomando suficiente agua.

Las personas sensibles o vulnerables deben tomar además cuidado con los cambios bruscos de temperatura.

Aunque la Dra. Diego señala que “el contraste de temperatura, entre el interior y el exterior, en principio no está demostrado que sea perjudicial para salud”.

4. Síndrome del edificio enfermo

“Si más del 20% de los trabajadores se quejan del aire que respiran, de dolor de cabeza o de garganta, estamos ante un síndrome del edificio enfermo. Esa gente esta respirando un aire que no es de calidad y debe pedirse que se revise”, dijo Diego.

“La calidad del aire puede ser afectada también por el deterioro de los materiales del edificio que estamos respirando”.

Los sistemas de aire acondicionado recogen el aire del exterior y los pasan a través de filtros.

“Y el aire que pasa por todos esos filtros tiene gérmenes, y materia orgánica e inorgánica.

Si el problema afecta a menos de un 20% de los trabajadores, suele explicarse no por el síndrome de edificio enfermo si variabilidad individual.

El consejo principal, en definitiva, es prestar atención: cuidar que el aire acondicionado no esté a temperaturas inferiores a 22 grados, idealmente, y fundamentalmente, que las unidades sean revisadas y limpiadas con regularidad.

Fuente: EME de Mujer