Brisas de Aragua de Fundacoropo tiene 9 años esperando mejoras

Wall Street

Los vecinos de del sector Brisas de Aragua de Fudacoropo dicen que ya no saben a quien acudir para denunciar sus problemas comunitarios y obtener al menos la esperanza de que habrá solución.

FUNDACOROPO-1
Estado de una de las calles de Brisas de Aragua en Fundacoropo

 

Al respecto, Janette Arteaga, madre de familia que se ayuda trabajado en tareas dirigidas, dijo que el dinero no alcanza porque la crisis que vive en el país es muy grave. Recordó que la barriada tiene 9 años a la espera de soluciones; “aquí en realidad vivimos abandonados, no llegan los programas sociales, ni siquiera la Misión Barrio Tricolor, o por lo menos el programa “rancho por casa” para que la gente pueda vivir en mejores condiciones.

Arteaga comentó que “con el esfuerzo de la comunidad hemos realizado algunas obras como es el caso de la instalación de la red de aguas para consumo humano, así como electrificación”.

“Tenemos otras necesidades – añadió – por ejemplo esas calles destruidas, las bolsas Clap tampoco han llegado, no quiero responsabilizar a nadie porque no se cuál es la cadena para distribuir los alimentos, sin embargo, los comentarios son diferentes”, indicó.

FUNDACOROPO-2
Ni siquiera con bicicleta se puede transitar por el sector.

“Aquí hay muchas epidemias, tenemos casos de dengue, los niños tienen problemas de desnutrición porque no hay con que alimentarlos. La leche ha desaparecido de los hogares desde hace mucho tiempo, no se cual es el futuro que le espera a esta generación de jóvenes, es triste decirlo pero se que hay hogares que ni siquiera tienen para almorzar”, relató.

De la misma manera, Rafael Bello opinó: “no sabemos ante quien acudir para solicitar ayuda, aquí las víctimas somos todos, pero las autoridades ni siquiera se acuerdan, yo a veces no entiendo el mensaje pero aquí estamos y aquí seguiremos. Este sector seguirá luchando para salir adelante”.
Detalló que el sector está formado por 9 manzanas, la población va aumentando día tras día, “en cada ranchito viven varias familias, pero es por necesidad, es por eso que necesitamos un proyecto habitacional, para poder vivir en mejores condiciones”.

Por su parte, Ana Figueroa señaló que “la delincuencia es fuerte en Fundacoropo. La gente tiene mucho miedo de hablar porque saben que las consecuencias pueden ser fatales. La verdad es que nosotras como amas de casa no es que seamos ‘soplonas’ sino que nos duele ver que nuestros hijos vivan en estas condiciones. Si no tienen comida, si no tienen buena escuela, si no tienen lugares de recreación, si no tiene canchas deportivas, entonces qué futuro les espera a estos niños y adolescentes”, se preguntó.

Finalmente, Figueroa dijo que en las noches, cuando algunas mujeres regresan de su trabajo y de sus clases universitarias, son atracadas por los delincuentes y drogadictos que pululan en el sector.

 

LUIS CHUNGA | el siglo
fotos | MERWIN VALIENTE