Saber escuchar es valorar las palabras

Wall Street

Durante la agitada vida cotidiana, en la que la actividad cerebral no cesa con el ruido exterior e interior, en medio de los problemas, la rutina y las circunstancias del día a día, se nos pasa el tiempo sin valorar las palabras y opiniones de los que nos rodean, y a pesar que éstos piensen u opinen distinto, la práctica de la escucha es vital para nuestra convivencia y nuestra salud.

La-escucha-activa-fomenta-un-diálogo-positivo
La escucha activa fomenta un diálogo positivo.

Cabe recordar que el Día Mundial de la Escucha se celebró el 18 de julio, con el objetivo de reflexionar y sensibilizar sobre los sonidos que nos rodean, así como tomar conciencia de cómo éste afecta en la vida diaria. Esta iniciativa surgió por la importancia de celebrar la práctica de la escucha activa, pues no es solamente “oír” es aprender a experimentar, valorar y cuidar los distintos “paisajes sonoros”.

EL ARTE DE SABER ESCUCHAR

Cada día hay más personas que manifiestan que tienen una gran necesidad de ser escuchadas porque se sienten solas, aisladas o ignoradas, incluso, somos partícipes de discusiones sólo por no saber escuchar al otro, es por ello que, comunicarse no solo significa manifestar palabras o pensamientos, es escuchar con atención las ideas y sentimientos del interlocutor.

El-medio-ambiente-acústico-está-lleno-de-sonidos-que-enriquecen-nuestra-vida-cotidiana

La escucha profunda y de calidad es un bien escaso y muy poco valorado en la sociedad a pesar que es enormemente necesaria para la convivencia del ser humano su importancia radica en el respeto y la tolerancia al dialogar, ya que cuando una persona libera sus palabras espera que éstas sean recibidas sin juzgarlas.

LOS BENEFICIOS

La buena escucha es terapéutica, pues no solo refuerza nuestra autoestima, también nos prepara para enfrentar situaciones imprevistas que nos demandan una respuesta efectiva, es por ello que vale la pena tomarse un tiempo para escuchar los sonidos que hay en nuestro alrededor, el medio ambiente acústico está lleno de sonidos que enriquecen nuestra vida cotidiana, sin embargo, hay sonidos que molestan o atormentan nuestra mente, los cuales ocasionan una contaminación acústica y afecta a todos los seres vivos.

Cuando las personas practican de forma continua la meditación tienen un impacto en su salud, ya que esta disminuye la presión sanguínea, reduce los ataques de ansiedad, los dolores de cabeza, la tensión, el insomnio y además, aumenta la producción de serotonina, lo que mejora el humor y el comportamiento. Por otra parte, a nivel mental, la práctica regular de la meditación ayuda a la estabilidad emocional, fomenta la creatividad, la alegría desarrolla la intuición y espiritualmente armoniza el cuerpo, lo que influye considerablemente en la disminución del estrés y por ende causa una actitud positiva al momento de coexistir dentro de la sociedad.

APRENDER A ESCUCHAR ES APRENDER A VIVIR

Hay días que provoca estar aislado del mundo, deseamos desconectar nuestra mente de la realidad para no escuchar las quejas, las molestias ni los problemas de otros, muchas veces no dejamos ni si quiera que esa persona termine la oración porque estamos a la defensiva y predispuestos a lo que vamos a escuchar, sin embargo, es necesario aprender a desarrollar la habilidad de la escucha activa para tener un diálogo positivo y una sana convivencia, esta destreza merece ser valorada y enseñada ya que produce efectos beneficiosos tanto para el que es escuchado como para el que realiza la escucha, pues, el secreto de la tolerancia radica en el aprender a escuchar y respetar las opiniones de otros.

Las personas que saben escuchar son hoy más imprescindibles que nunca, es necesario reflexionar sobre los sonidos que nos rodean, la ecología acústica no solo se basa en prevenir o solucionar los “ruidos” o aquellos sonidos que atormentan nuestra mente, se trata también de, apreciar y descubrir esa infinidad de sonidos que pasan desapercibidos y que contienen en sí una información valiosa.

La-práctica-de-la-escucha-es-vital-para-nuestra-convivencia

Tiffany Goncalves| elsiglo