La esclavitud como política de estado

Con la publicación de la resolución 9855 en el marco de lo que el régimen de Nicolás Maduro llama la emergencia económica para recuperar, según él, la producción nacional, lo que busca es la esclavitud de los venezolanos en pleno siglo XXI, tal como lo hizo el dictador y asesino rojo del caribe en la década los sesenta en el siglo pasado cuando obligó a dos generaciones de cubanos a realizar trabajos forzados y de esclavitud en los cañaverales con el cuento de crecer la industria del azúcar y combatir el bloqueo económico por parte del imperio norteamericano.

La resolución 9855 señala de forma puntual que las empresas privadas y el sector público en todas las instancias, están obligadas a enviar todos los trabajadores cuando se les requiera a cumplir faena en la industria agrícola con el cuento de subir la producción nacional y combatir la guerra económica. Esta decisión es tan arbitraria que no establece consultar a los trabajadores si están de acuerdo con el cambio en la faena o están en capacidad y aptos para realizar el trabajo de agricultura. Simplemente se impone el trabajo forzado al propio estilo cubano en los años sesenta del siglo XX.

Sin embargo, a esta resolución que pretende esclavizar a los venezolanos son muy pocos los que le han salido al paso para protestarla y combatirla. El organismo empresarial Fedecámaras fijo posición públicamente condenando la resolución pero en el sentido que ocasionaría pérdidas para las empresas. Igualmente lo han hecho algunos gremios aislados de trabajadores como INAESIN de forma puntual, pero no hemos visto posiciones precisas y claras de las centrales obreras del país, que son unas cuantas, condenando la resolución del régimen chavis-madurista que pretende esclavizar a los trabajadores venezolanos.

Después que durante 18 años destrozaron el aparato productivo, invadieron y confiscaron fincas productivas para convertirlas en montes improductivos, y haber llevado a Venezuela a una economía de puerto donde mas del 80% de los alimentos que se consumen en el país viene del exterior, a pesar que Venezuela era potencia en esos rubros que producía hasta exportar. Después de haberse robado y regalado mas de un millón de millardos de dólares que entraron por la venta de nuestro petróleo, ahora pretende que quienes no participamos en la fiesta donde se gastaron y robaron los reales porque no fuimos invitados, seamos quienes paguemos los platos rotos.

Pues no carajo, esa vaina no vamos a dejar que la impongan. Somos libres y no permitiremos que nos conviertan en esclavos, tal como lo plantea la resolución 9855 del régimen de Nicolás Maduro. Si las centrales sindicales y de trabajadores no quieren hacer frente a la situación y los partidos políticos se hacen los locos para no mirar hacia ese lado, la sociedad civil debe organizarse para defender sus derechos y darle patadas por el trasero a quien tenga que darle y a quien se las merezca, y mandarlos bien largos al carajo.

Si Nicolás Maduro quiere elevar la producción en la agricultura para combatir la guerra económica que solo existe en su diminuto cerebro a pesar de su “tamañote” y pronunciado cuerpo, pero que la verdad verdadera es porque se robaron los reales de los reales de los venezolanos, debe enviar a trabajar en los campos agrícolas a sus familiares, empezando por la llamada primera combatiente que ha disfrutado de las mieles del poder. También debe pedirle a las infantas que a pesar de no haber nacidos en cunas de oro como tampoco lo fue el intergaláctico, pero que hoy tienen grandes fortunas en dólares, que se “sacrifiquen” por la revolución bolivariana y vayan a trabajar la agricultura.

Por menos de lo que dice y pretende la resolución 9855, una CTV en el pasado encabezada por José Vargas, Augusto Malavé Villalba, Francisco Olivo, José González Navarro, Juan José Delpino, Antonio Ríos, Federico Ramírez León o Carlos ortega, no solo hubiesen protestado cualquier cantidad de veces mediáticamente sino que ya estarían calentando los motores en todos los sindicatos del país para un paro nacional.. Tal como están los atropellos por parte del régimen chavista-madurista, es necesario rescatar lo bueno que queda de la CTV y reforzarla con nuevos liderazgos para convertirla en contra peso como fue en el pasado.

Gerónimo Figueroa Figuera
CNP: 569

VISITA A: www.lodicetodo.com
UNETE A: @lodicetodo
geron2ff@yahoo.com
geron2ff@hotmail.com