De 2 balazos en el rostro asesinaron a padre de 6 hijos

Wall Street

Un ciudadano que era conocido popularmente en la zona como “El 700” de San Joaquín de Turmero, fue asesinado a eso de las 11:30 de la mañana de este miércoles.

abatido

La víctima de ese hecho de sangre respondía al nombre de  Edgard Sánchez, de 59 años de edad, quien residía en la calle Aníbal Hernández, casa número 9 en la citada comunidad.

Solanger Sánchez, hija del informado hombre, manifestó a los periodistas que el crimen sucedió en la calle principal del referido sector frente a una carnicería y charcutería.

La joven estimó que su padre salió de la residencia con destino a un sector de la barriada, donde realizaría alguna diligencia personal y al pasar por la carnicería, se detuvo un rato.

Al detenerse allí, uno o dos individuos lo interceptaron y sin ningún motivo aparente le efectuaron a su progenitor dos disparos a nivel del rostro, muriendo casi de manera inmediata.

 Su cuerpo quedó tendido entre la capa asfáltica de la calle principal y la acera sobre un  charco de sangre, presentando dos disparos. No le llevaron sus cosas personales, señaló la denunciante.

Agregó que Edgar Sánchez acababa de llegar a la zona como hacía cuatro días, ya que se encontraba fuera del municipio realizando trabajos de herrería. Efectuaba su trabajo particular.

Indicando asimismo que su padre procreó con su madre seis hijos, y desconoce las causas exactas del crimen cometido contra el ciudadano. Sus restos fueron trasladados a la Morgue de Caña de Azúcar.

Al lugar se presentaron comisiones de la Policía de Aragua y de la División de Homicidios del Cicpc, iniciando las averiguaciones de rigor. Los rostros de los matones quedaron registrados en las cámaras de videos instaladas estratégicamente en la zona.

Esas evidencias de  criminalísticas serán analizadas por los expertos en la materia y además tomarán declaraciones de posibles testigos.  El caso podría estar resuelto en el transcurso de las próximas horas.

 

LUIS ANTONIO QUINTERO | elsiglo

fotos | JOSÉ LUIS VALERA