A 1 vigilante de la UCV lo mataron con un punzón

Wall Street

De varios golpes punzo penetrante, propinados en la cabeza, con un pica hielo, dos sujetos mataron a Ramón Villalobos (34), quien tenía 9 años laborando en el departamento de seguridad de la Universidad Central de Venezuela. El suceso se registró cerca de una licorería, ubicada en el sector Los Cujicitos de la parroquia La Vega, al Sur del municipio Libertador. Al parecer, el vigilante, en estado de ebriedad, discutió con dos sujetos.

FAMILIARES-VISTIMA-MUERTA-CARACAS
Gradismar Robelo indicó que a su marido lo mataron con un punzón

En la morgue de Bello Monte, Gradismar Robelo, pareja del vigilante, refirió que el hombre estaba en su casa, celebrando el cumpleaños de su hijastro, pero al terminarse la bebida, decidió acudir a la licorería cercana en su casa, eran pasadas las 4:00 de la madrugada del último día de julio.

En momentos que Villalobos pedía la botella, se presentaron dos sujetos, que irrespetaron el orden de llegada, situación que molestó al vigilante y comenzó a discutir con los individuos que habían llegado en una motocicleta.

Uno de los sujetos lo empujó. Villalobos trastabilló y se abalanzó sobre su agresor, pero el otro individuo sacó un punzón y comenzó a golpear en la cabeza al trabajador, hasta provocarle fractura en el cráneo.

Gravemente herido fue auxiliado por algunos vecinos y lo trasladaron al Hospital Dr. Miguel Pérez Carreño, pero falleció a eso de las 3:30 de la tarde del pasado domingo.

CITA CON LA MUERTE

Según familiares de Elvis Ruda (36), fue asesinado por sujetos que lo citaron a encontrarse en un lugar del sector El Manicomio de la parroquia Sucre, Catia, al Oeste del municipio Libertador. El suceso se registró a eso de las 6:30 de la tarde del pasado domingo.

Wendy Saavedra, relató que el homicidio ocurrió en el sector Los Manguitos. Ruda había recibido una llamada telefónica, donde lo citaron al lugar donde posteriormente lo matarían.
El hombre salió de su residencia, sector Canaima de El Manicomio. A eso de la 1:00 de la tarde se comunicó telefónicamente con su madre y le reveló que iba a encontrarse con unos sujetos.

“A eso de las 6:30 de la tarde, se estucharon varias detonaciones, y a los pocos minutos me llamaron para decirme que Elvis estaba muerto en la vía pública, al recibir tres tiros en la cabeza”, dijo Saavedra.

La víctima estaba desempleada. El fatídico día tenía planificado trasladarse a Barlovento, Miranda, para trabajar con su padre en una floristería. Deja un hijo de 9 años y era el tercero de 12 hermanos.

 

EFRÉN PÉREZ HERNÁNDEZ | el siglo-Caracas
Foto | JOE HEREDIA