Hacer largas colas no es garantía de poder comprar alimentos

Wall Street

Para los habitantes de Cagua resulta cuesta arriba obtener los productos de la cesta básica, sean regulados o no, pues deben pasar horas y horas en largas colas y generalmente al final se van con las manos vacías.

colass

Así lo expresó María Alejandra Medina, quién pertenece al consejo comunal de Alí Primera y ejerce la vocería de Telecomunicaciones, quién señaló que en reiteradas oportunidades ha regresado a su casa sin poder haber comprado los alimentos, teniendo que hacer magia para darle de comer a su hijo.

María-Alejandra-Medina
María Alejandra Medina

Denunció igualmente que las bolsas Clap no llegan a todas las familias necesitadas, y en su caso particular, le han negado la misma por tener ideologías diferentes.

“Es triste ver en qué nos convertimos los venezolanos, somos cazadores de alimentos y algunos hemos sido excluidos en la repartición de las bolsas de comida, por no ser de la misma tolda política. En mi poligonal se censaron 378 familias y sólo 110 bolsas de comida llegaron. ¿Y los demás no comemos? Además, un concejal armó bolsas en la comunidad y las llevó a otra comunidad, pedí que me vendieran una para darle a mi hijo y me la negaron; dónde está la igualdad”, dijo la declarante.

Por su parte, Pablo Blanco, habitante del sector Libertador de La Gran Carpiera en Cagua, declaró que “comprar alimentos y medicinas es un lujo para las personas con discapacidad y de la tercera edad ya que los funcionarios que se encuentran cuidando los automercados nos humillan y no nos venden los alimentos. Tengo una discapacidad auditiva, enfermedad prostática y para comer tengo que hacer milagro. Jamás he visto en mi sector una bolsa de comida de los Clap. El Consejo Comunal hizo el censo y sólo les vende la bolsa a sus amigos. Necesitamos que el gobierno ponga punto final a esta situación”, concluyó el denunciante.

Pablo-Medina
Pablo Blanco

IRIOS MÉNDEZ | el siglo
fotos | ENRIQUE SILVA