¿Qué pasará con Alejandra Benítez?

Fabocca

La esgrimista venezolana Alejandra Benítez equilibra las exigencias de su deporte con su trabajo de caridad en los barrios de bajo recursos de Caracas y una carrera en la política, pero la deportista de 36 años no tiene intención de tomarse las cosas con más calma después de los Juegos Olímpicos de Río.

Alejandra Benítez

La ex ministra de Deportes está determinada a inspirar a la próxima generación de esgrimistas a través de su trabajo en los sectores más desfavorecidos de las violentas zonas de la capital.

“Mi primer hogar estaba en los barrios pobres de Caracas”, dijo Alejandra Benítez, que hará su cuarta aparición consecutiva en unos Juegos Olímpicos, a la prensa en Río de Janeiro.

“Mi trabajo en Venezuela está ahí. Para mí esto no es peligroso ni complicado. Yo trabajo todo el tiempo en los barrios pobres de Venezuela”, agregó la venezolana, quién también es odontóloga.

La medallista de plata en los Panamericanos del 2015 dijo que no podía contemplar un retiro de su deporte, a pesar de haber sido presionada para hacerlo por sus cercanos.

“Todo el mundo me dice que estoy vieja, que ya tengo 36 y que debería retirarme de la esgrima, pero no me siento vieja y quiero seguir compitiendo”, sostuvo Benítez.

Fuente: Líder en Deportes