Poste en mal estado pone en riesgo la vida y bienes de una familia

Wall Street

En la urbanización La Coromoto, específicamente en la Avenida 106, casa número 12, existe un poste que tiene su base de concreto carcomido por el paso del tiempo y por la humedad que se le ha incrustado desde sus cimientos. Vecinos de esta localidad maracayera a través de llamados a este matutino, pidieron nos acercáramos a constatar la peligrosa situación, pues el endeble poste de electricidad podría caer si llegase a suscitarse un ventarrón de gran intensidad y desplomarse hacia la vivienda mencionada.

La-base-del-poste-está-totalmente-carcomida
Véase la parte superior de la pared, desde donde se nota la colocación de un soporte horizontal para sostener al poste

Yelitza Escorcha, habitante de este urbanismo, informó sobre en este caso en particular, en el que los mismos vecinos colocaron un tipo de soporte en su parte superior para atajarlo y construir un arreglo o base de cemento también para que no se cayera, “pero como ya tiene mucho tiempo se desgastó, y prácticamente le hicieron eso ahí porque si no, les cae hacia la casa”.

Indicó que han hecho la petición a una organización de la misma comunidad que se encarga de la parte eléctrica “pero aún estamos esperando. También tenemos fallas eléctricas en la zona, por ejemplo esta semana se ha ido la luz de golpe y a un familiar mío se le dañaron varios artículos, entre estos tres protectores y un televisor, eso fue el fin de semana cuando cayó el palo de agua”, explicó la vecina.

poste-en-mal-estado
La base del poste está totalmente carcomida

Pide Escorcha a las autoridades que por favor les cambien el poste y verifiquen si tiene arreglo. Añadió que las líneas están en un hilo prácticamente “¿y qué van a esperar, que pase algo peor?, dijo.

Otra problemática que denunció la habitante es que las aguas negras también recorren la calle, pues desde que arreglaron la avenida Los Jabillos, no tomaron en cuenta las calles aledañas “y esta tubería que ya tiene bastante tiempo, su calibre es pequeño. Ellos desahogaron la Jabillos pero ahora se viene todo para acá y está tapado el desagüe en la calle Colón. Lo que hicieron fue venir a ver, destaparon y dejaron el hueco así, y no hicieron más nada los trabajadores de la Alcaldía, generándose en la esquina un bote de aguas negras”, explicó.

Juliana Yépez, vive en la casa número 12, propiamente afectada por el poste, y quien tiene 26 años habitando allí, dijo que la problemática que existe es que “la guaya está a punto de reventarse y el poste está a punto de caerse. Es un problema reportado que tiene bastante tiempo ya en la comunidad, se les ha dicho a los Consejos Comunales, se ha llamado a Elecentro y hasta los momentos no nos han dado respuesta”.

Señaló que en su casa viven cinco niños pequeños, “a veces cuando llueve estamos en peligro que se nos caiga a la casa y vaya a acabar con nosotros”, dijo.

Por tal situación, Yépez hizo un llamado a las autoridades competentes, a la Gobernación, a la Alcaldía, a Corpoelec, “para que nos colaboren con esta problemática con el poste, el cual nos podría ocasionar una desgracia. Si yo estuviera sana estuviera metida en todos esos entes pidiendo ayuda para que nos solventen esto y nos colaboren, no solo a mí sino a todos los vecinos, porque al caerse el poste vamos a estar todos afectados”, advirtió.

UNA MANO AMIGA

Por otra parte, la señora Juliana Yépez, contó a este equipo reporteril lo que fue un día aciago en su vida, el 29 de septiembre de 2014. “Yo soy una persona que hace dos años sufrí un accidente en donde me atropelló mi propio vehículo.

Juliana-Yépez,-vecina-de-La-Coromoto,-solicitó-colaboración
Juliana Yépez, vecina de La Coromoto, solicitó colaboración

El hecho ocurrió ese día de septiembre a las 7:00 de la mañana cuando estaban calentando mi carro para ver cómo había quedado, al cual le habían hecho la caja. Yo estaba sentada aquí en el garage tomándome un café y mi esposo puso a calentar el carro, pero se fue al cuarto a buscar un aparatito que sin eso no prendía, y el carro se apagó, de repente cuando veo, el carro lo tenía encima y me tiró contra la pared, fue una cosa insólita. Y todo el mundo gritando, vino la PTJ, Tránsito terrestre hizo la experticia y dijo que el carro hasta picó caucho. No me mató porque el carro se apagó.

Es más, yo llegue a la emergencia sin signos vitales, tuve fractura del fémur, fractura de pelvis, aparte de eso quede diabética, claro como no camino, los órganos no llegaban a su sitio y estaba todo el tiempo acostada. Pero ya me estoy moviendo. No tengo escaras ni nada porque mi esposo está pendiente de mí y me cambia, es todo un proceso”, narró.

Expresó que estuvo en tratamiento con una fisioterapeuta y le dijo “tú tienes que buscar la manera de bajarte de allí”, pero necesita una andadera para hacer las terapias, “pero soy muy pobre y no tengo cómo comprarla, estoy inmóvil aquí y estamos faltos de dinero. De dónde los saco, somos pobres”, reiteró.

Dijo que la única entrada que tiene es la venta de tarjetas telefónicas, pues anteriormente vendía helados y gelatinas, pero con la escasez de azúcar y los altos costos de la misma no pudo vender más.

Para finalizar, de nuevo hizo su petición a quien pueda darle una manito a su situación, porque “de verdad necesito una andadera para poder movilizarme y no tener que estar acostada todo el tiempo y así darle movilidad a mis piernas. Gracias de antemano a quien me pueda aportar su ayuda”, concluyó.

humilde-vivienda

En la humilde vivienda hay cinco niños que juegan libremente en el patio sin percatarse del peligro

YANIRA CEDEÑO | elsiglo
Fotos: JAVIER TROCÓNIZ