De tiro de escopeta mataron a un funcionario de la PA

Wall Street

Un oficial agregado del Cuerpo de Seguridad y Orden Público del estado Aragua, identificado como Neime Rafael Méndez Gudiño, de 35 años de edad, fue asesinado la noche del  viernes en la calle 3 del sector La Comuna, en la población de Cagua del municipio Sucre.

Según la denuncia de los familiares, el ciudadano recibió un certero disparo de escopeta a la altura del pecho, específicamente en la boca del estómago, causándole la muerte de manera inmediata.

Los moradores de la zona señalaron como responsables del vil asesinato a cuatro jóvenes, quienes integran una peligrosa organización criminal, y el que accionó el arma de fuego, es un adolescente de apenas 12 años de edad.

Tras un amplio despliegue policial en La Comuna y sus alrededores, se logró la aprehensión de tres de los sospechosos, incluyendo al autor material y asimismo se recuperó la moto de la víctima.

De acuerdo a los denunciantes, Méndez Gudiño residía en ese sector de Cagua y en la noche del viernes se trasladó a dos casas de su hogar, donde estuvo presente en una fiesta familiar.

Cuando promediaban las 11:30 de la noche, los cuatro hampones se presentaron al lugar sometiendo al oficial para robarle una moto y a los presentes sus cosas personales.  El gendarme enfrentó a los delincuentes y en medio de la acción delictiva, recibió un disparo a la altura del pecho.

De allí los ladrones se apoderaron del vehículo de dos ruedas y escaparon a toda velocidad. Los parientes denunciaron que poco después se acercó una comisión de supuestos funcionarios y se apoderó de las llaves de la casa de la víctima.

Sin ninguna autorización, los hombres que al parecer representan la ley ingresaron a la vivienda, llevándose toda la ropa del policía, objetos personales de la familia y demás bienes. Hicieron caída y mesa limpia.

Vale preguntarse lo siguiente: ¿Serían delincuentes disfrazados de policías…? La interrogante queda en el aire y corresponde a los investigadores de homicidios determinar la certeza de ese hecho y de ser cierta la premisa, se tendrá que aplicar la justicia con todo el peso de la ley.

Manifestaron asimismo que la moto de la víctima fue recuperada gracias a un operativo del Cicpc y el cadáver fue trasladado a la Morgue de Caña de Azúcar.  Méndez, quien estaba tramitando la baja para irse del cuerpo policial, trabajó por espacio de 11 años en la institución y era padre de una hija de 10 años de edad.

Por su parte, Neime Méndez, padre del funcionario, pidió a las autoridades del Cicpc y al Ministerio Público celeridad en las investigaciones. “Espero que la muerte de mi hijo no vaya a quedar impune”.

LUIS ANTONIO QUINTERO | elsiglo
fotos | FÉLIX BARRETO