Denunciaron vecinos de San Rafael “Bolsas Clap están siendo mal distribuidas”

Wall Street

Vecinos de la comunidad  del sector norte del populoso barrio San Rafael, en el municipio Girardot, protestaron  en la intersección de las avenidas Fuerzas Aéreas con Av. Aragua, para exigir la entrega de las bolsas de comida Clap.

sanrafael

Pasadas las once de la mañana de ayer, amas de casa acompañadas por sus menores hijos salieron a la calle, y bajo el grito “Queremos la bolsa Clap”,  exigieron la presencia de la secretaria de Gobierno, Caryl Bertho y algún representante regional de los  Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) en Aragua, para que expliquen el porqué de la mala distribución de las bolsas de comida en la comunidad.

Según una señora, que se identificó como Teresa Ramírez, aseguró que desde hace muchos meses no reciben la comida del mencionado programa de alimentación.

“El problema es que los responsables han sectorizado la entrega de las bolsas, no es posible que solamente las familias residenciadas en una sola calle se estén beneficiando. En la comunidad somos al menos más de mil familias que desde hace meses no pueden comprar ni siquiera un paquete de harina pan”, aseguró.

Luego, añadió que “estoy cansada de madrugar y dormir en las aceras esperando que amanezca y abran la puerta del supermercado y al final no conseguimos nada. Por favor nosotros también tenemos familia, nuestros niños son los que padecen de esta situación, lo peor de todo es que solamente podemos comprar en un conocido supermercado de Los Samanes, porque en otros lugares no nos dejan y eso se llama discriminación” añadió.

Por su parte  Imelda Brito, expresó que la mala distribución está generando un descontento en la comunidad. “Esa repartición se ha vuelto un bochinche y se benefician solamente las personas que viven en una sola calle. La gente de San Rafael no está comiendo, nosotros los adultos podemos sobrevivir, pero nuestros niños se están enfermando porque no se están alimentando bien. Todos los que estamos en esta protesta responsabilizamos a los voceros de los Consejos comunales porque ellos están manejando la entrega como les da la gana, no tenemos dónde comprar porque hasta en los bodegas de Piñonal nos corren porque dicen que pertenecemos a otra comunidad”, denunció.

Finalmente, la joven madre, Dubraska Dávila, dijo que está cansada de darle de comer plátano con sal a su hijo y eso atenta contra su aparato digestivo, ya que no puede hacer sus necesidades fisiológicas.

“Yo madrugo, recorro los supermercados y consigo lo que puedo, una harina por aquí, una pasta por allá, pero eso no es suficiente. Como madre de familia me siento impotente por la situación y no se qué responderles a mis hijos cuando piden comida, ellos no tiene la culpa de lo que está pasando en el país”, terminó diciendo.

LUIS  CHUNGA | el siglo
fotos |MERWIN VALIENTE