Por venganza asesinaron a dos hermanos en Villa de Cura

Wall Street

A las 11:00 de la mañana de este martes, la señora Sorbeida Silva quien acudió acompañada de sus seres queridos a la Morgue de Caña de Azúcar, identificó a sus dos hijos asesinados a manos del hampa durante el fin de semana en los valles de Tucutunemos en Villa de Cura del municipio Ezequiel Zamora.

sucesos-1

Manifestó a los reporteros que las víctimas se llamaban Junior Rafael Colmenares (18) y Josué Rafael Colmenares Silva, de 16 años, quienes residían en el sector El Ocumo en la referida zona campesina.

Ambos jóvenes se dedicaban al trabajo de la agricultura. Apuntando que los hermanos fueron asesinados a eso de las 2:00 de la madrugada del sábado en el sector 8 de Marzo del barrio Los Bagres.

Detalló que el cadáver de Junior fue localizado en una quebrada, ubicada en la calle 5, en Los Bagres, presentando una puñalada a nivel de la espalda y hematomas causas a nivel del occipital con una piedra, mientras que Josué un disparo en la cabeza.

“Me indicaron que el mayor de mis hijos se encontraba presente en una fiesta y de allí lo sacaron unos sujetos y el menor visitaba a la novia que vive en un rancho”, indicó la denunciante.

“Según lo que me explicaron los testigos, pues ese día yo andaba visitando a un familiar en la población de Güigüe del estado Carabobo, es que el adolescente, al parecer, conocía a sus verdugos”, agregó.

El le expresó a los antisociales lo siguiente: “Mire muchachos, somos la misma gente, nosotros no tenemos problemas con ustedes, déjenos tranquilos y pueden marcharse sin problemas”.

Ante esas palabras, los vecinos escucharon la detonación de un arma de fuego y poco después la información se corrió como pólvora por el barrio que mis hijos habían sido asesinados en extrañas circunstancias.

“Todo el mundo se enteró del suceso menos mi persona, debido a que yo me encontraba fuera del estado Aragua”, señaló la señora en medio de su dolor y tristeza.

Finalizó diciendo lo siguiente: “Mis muchachos trabajaban al campo, disfrutaban de sus reuniones tranquilamente, además no tenían problemas con nadie ni mucho menos cuentas pendientes con la justicia. Presumo que los mataron por venganza, pero desconozco las razones del doble homicidio”.

Mientras tanto, una comisión de la División de Homicidios de Aragua se dirigió al sitio iniciando las averiguaciones de rigor y tomando declaraciones de posibles testigos. Varias personas han rendido información sobre el caso y se presume que ya están identificados a través de sus respectivos remoquetes. Sospechan que los homicidas conforman una banda de antisociales que mantiene en jaque a los trabajadores del campo en los valles de Tucutunemos y sus alrededores.

 

LUIS ANTONIO QUINTERO | elsiglo