Brasil organiza Juegos Olímpicos con la amenaza del Zika

Fabocca

El país suramericano albergará la máxima cita deportiva de los Juegos Olímpicos a partir del 5 de agosto.

Juegos Olímpicos

Brasil, que a partir del 5 de agosto albergará los Juegos Olímpicos en los que participarán unos 10.500 atletas y que atraerán a medio millón de turistas, es el país más afectado por el virus del zika y donde se han confirmado más casos de microcefalia en recién nacidos supuestamente relacionados con dicho virus.

El zika, que tiene como principal vía de contagio la picadura del mosquito Aedes aegypti, pero que también se puede transmitir por vía sexual, se detectó por primera vez en Brasil en abril de 2015, pero su rápida propagación obligó a las autoridades sanitarias a declarar emergencia sanitaria en noviembre y a intensificar sus campañas de combate al mosquito que lo transmite.

La OMS declaró el 1 de febrero de 2016 la emergencia sanitaria internacional.

Las medidas adoptadas, sin embargo, no han impedido que deportistas, comités olímpicos nacionales y aficionados hayan cuestionado en los últimos meses la idoneidad de celebrar la cita olímpica en Brasil.

Asimismo, en mayo, más de un centenar de científicos de distintos países solicitaron que los Juegos fueran aplazados o transferidos de sede para evitar una posible propagación mundial del zika. Y, unos días después, el jugador de baloncesto en la NBA y de la selección española Pau Gasol, alimentó la polémica cuando dijo que estaba “valorando no acudir” a Río a causa del virus.

El Gobierno brasileño, la OMS y el Comité Olímpico Internacional (COI), en cambio, han defendido que la celebración de los JJOO en Brasil no representa un riesgo adicional para la expansión del virus, dado que tendrá lugar en agosto y que para entonces, al ser invierno, el nivel de transmisión será ya muy bajo.

Dicho argumento, sin embargo, no ha logrado disipar del todo los temores, y de hecho hay deportistas que han renunciado a ir, entre ellos, los golfistas Jason Day, número uno mundial, y Rory McIlroy, el campeón olímpico de salto de longitud, Greg Rutherford, o el ciclista estadounidense Tejay Van Garderenhay. Pau Gasol, en cambio, pese a sus dudas, figura entre los que finalmente estarán en Río.

Por el momento no existen vacunas ni tratamientos específicos.

Fuente: Líder en Deportes