De puñalada mataron al dueño del club Los Samanes en Turmero

Wall Street

Los habitantes de Vila Castín, Guanarito y sectores circunvecinos, en la población de Turmero del municipio Santiago Mariño, amanecieron este martes consternados y compungidos ante el vil asesinato del propietario del conocido club Los Samanes.

La víctima de ese acto criminal respondía al nombre de Miguel Antonio Ovalles Gómez, de 55 años de edad, padre de seis hijos y comerciante por más de 30 años en Turmero.

Su cuerpo fue localizado en una habitación presentando una herida causada con un puñal a nivel del  intercostal, amarrado de manos hacia delante y pies con unos cables, así como también amordazado, incluso hematomas producto de golpes.

habitacion

El móvil del crimen que mayor fuerza cobra es el robo, ya que los homicidas se llevaron al menos tres computadoras que tenía instaladas el comerciante en una agencia de loterías que allí funciona y la caja de seguridad entre otros bienes materiales.

Asimismo se evidenció violencia en el área administrativa del bar club Los Samanes, ubicado exactamente en el pasaje Cañafístula cruce con la avenida principal de Villa Castín, frente al estadio de Turmero.

Igualmente en el pequeño cuarto donde fue hallado su cadáver sobre una recámara y un agujero en la parte superior del techo, sitio por donde posiblemente ingresaron los hampones para consumar ese acto criminal.

Se sospecha que los homicidas penetraron a ese local en horas de la madrugada de este martes y además no se descarta que sean de la zona o asiduos visitantes del local.  Mientras no se demuestre lo contrario todas las hipótesis son válidas.

A través de los vecinos de la zona se tuvo información que el hermano de la víctima Jorge Enrique Ovalles entró a la casa a eso de las seis de la mañana de ayer a visitar a su pariente y lo hizo por el portón, situado en el pasaje Cañafístula.

A un costado funciona la agencia de loterías y vio algo “rato” dentro del negocio. Seguidamente, pasó a la habitación, encontrándose con semejante escenario. Su hermano muerto sobre la cama amarrado y amordazado.

De allí salió corriendo notificando del asunto a la comunidad y dando parte a los cuerpos de seguridad. Poco después se presentaron todos sus hermanos, hijos, demás familiares y la comunidad. El espacio se colmó de visitantes. La gente no salía de su asombro.

Ovalles Gómez, quien era conocido por cariño como Miguel “El Sordo”, llevaba regentado ese negocio por casi tres décadas y todo el mundo lo conocía como un personaje sonriente y popular en Villa Castín. Nunca se ganó enemistades.

Vale indicar que a la escena del crimen acudieron los investigadores de la División de Homicidios del estado Aragua y funcionarios de la PA, quienes se encargaron de las averiguaciones de rigor.

Por espacio de dos horas aproximadamente los expertos permanecieron allí realizando la planimetría y otros estudios técnicos que son necesarios para dar con la identidad de los presuntos homicidas.

LUIS ANTONIO QUINTERO | elsiglo
fotos | JOSÉ LUIS VALERA